Cinebso CINEBSO.COM: EL PORTAL PARA LOS AMANTES DEL CINE
 Portada
  Bandas Sonoras
  Criticas
  Dossiers
  Entrevistas
  Especiales
  ¿Sabias qué ...?
  Errores de cine!
  Enlaces
 Compras
  Video y DVD
  Venta de Entradas
  Posters de Cine
  Libros de cine
 Servicios
  Buscador
  Boletín
  Correo Electrónico
  Grupos
 Biografías
  Actores
  Actrices
  Directores
  Equipo Técnico
"Los Ángeles de Charlie. Al límite"

GFX Sinopsis

Los Ángeles se preparan para una misión rutinaria de incógnito para recuperar dos anillos de plata perdidos. No son anillos ordinarios, pues contienen valiosa información encriptada que revela las nuevas identidades de todos los acogidos al Programa Federal de Protección de Testigos.

Cuando los testigos empiezan a morir, sólo los Ángeles, haciendo uso de su experiencia como maestras del disfraz, el espionaje y las artes marciales, pueden detener al criminal, un misterioso Ángel "caído" -Demi Moore-. Con la ayuda de su amigo de confianza, Jimmy Bosley -Bernie Mac-, la aventura de los Ángeles comienza en la remota frontera mongola y sólo concluye cuando Dylan -Drew Barrymore- se enfrenta a un oscuro secreto de su pasado, un secreto que pone las vidas de sus dos mejores amigas en peligro.



Notas de producción

Los orígenes

Cuando se estrenó "Los Ángeles de Charlie" en noviembre de 2000, su éxito superó todas las expectativas. Recaudó 40 millones de dólares el fin de semana del estreno y todavía ostenta el récord como mejor debut de un director novel. También era difícil predecir el tipo de audiencia. Tal y como reconoce el Productor Leonard Goldberg, "estábamos sorprendidos porque, aunque pretendíamos ser respetuosos con la serie original para la generación que creció con ella, también queríamos llevar a los Ángeles a un nuevo milenio. Así que lo hicimos a nuestra manera, intentando mezclar lo antiguo con lo moderno. Gracias a McG fuimos capaces de atraer al público que recordaba la serie y a toda una nueva generación".

La decisión de rodar la secuela se decidió de modo informal por McG y sus tres co-protagonistas algún tiempo después de que se completase la primera película. Pero, como dice el "Ángel" Drew Barrymore, productora de ambas películas, "también hicimos un pacto en el que acordamos no hacerla si eso significaba repetirnos. Ahora la cuestión era como equilibrar esa responsabilidad y pasárnoslo muy bien". "Todo empieza con el guión, por supuesto", continua Barrymore. "En esta película aprendemos más sobre los Ángeles, nos introducimos más en la historia de fondo. Incluso hemos reforzado la comedia y multiplicado la acción".

Nancy Juvonen, la compañera de Barrymore en Flower Films, y Productora de "Los Ángeles de Charlie. Al límite", explica que en la primera película se hizo mucho hincapié en presentar el concepto y los personajes. "Aunque había sido una serie de televisión muy popular, había una generación entera que no estaba familiarizada con ella", dice Juvonen, "lo que nos dejaba menos tiempo para desarrollar los personajes. Así que ésta era una gran oportunidad para volver a traer a los Ángeles y retomar la historia donde la habíamos dejado".

En la nueva película se revelan las historias de los Ángeles a través de una serie de viñetas. El personaje de Barrymore era "la pobre huerfanita", dice el director McG, "Allá donde fuese, siempre se equivocaba de chico. La vemos peleando en una especie de circuito de lucha como `Lady Insane´. También la vemos compitiendo sobre un camión `Monster´ en el circuito del condado -en un tipo de carrera poco ortodoxa– donde tiene que emplearse a fondo". El personaje de Lucy Liu, Alex, ha crecido en las mejores escuelas, así que "la vemos como a una joven gimnasta entrenando con Bela Karolyi.

Más tarde, la vemos ganando a un genio del ajedrez a lo Bobby Fisher en un campeonato del mundo en Suiza", dice McG. "En la primera película mencionamos que es astronauta y ahora descubrimos que también es neurocirujana". Como para el personaje de Cameron Diaz, "Siempre la imaginé viniendo de una familia feliz e idealizada del Medio Oeste, con siete hermanos mayores –lo que la hizo ser así de salvaje-. Tiene un gran concepto de sí misma y también es caritativa, cariñosa y optimista. Ve el mundo a través de los ojos claros de un cervatillo recién nacido. Pero también es capaz de hacer que se extinga la luz vital de cualquiera".

En "Los Ángeles de Charlie. Al límite" los Ángeles se enfrentan a problemas personales mientras luchan contra el crimen. "Se enfundan esos trajes increíbles y luego se infiltran y golpean", dice Juvonen, "pero sus vidas privadas no son lo que se dice perfectas". El Productor Goldberg pensó que para abordar el nuevo proyecto con éxito debíamos comprender que funcionó bien en la original y trabajar sobre ello. "Al mismo tiempo debíamos aportar cosas que sorprendiesen al público. Está es una película que tiene glammour, que tiene sex-appeal, con baile, con grandes dosis de acción, todo unido en una gran conjunción. La audiencia sabe que con esta película se va a divertir".


El líder del anillo

"Es un soplo de energía creativa, McG es un hombre extremadamente polifacético", declara Goldberg, "así es como llegó a dirigir la primera película aunque no hubiera dirigido nunca antes. Cuando llegó e hizo una presentación, contó la película escena por escena, leyendo varias líneas de texto, cambiando escenas que pensaba que no iban a funcionar y aportando otras nuevas. Le dio otro aspecto a todo el material. Y captó el estilo, el tono y el sentimiento cinético, que es la clave de todo".

McG confiesa que estaba abrumado al asignar los papeles, pero también emocionado. "Estaba tan excitado por estar allí que no quería perder ni un segundo con nervios o indecisiones. Me acuerdo del primer día de rodaje donde había toda una flota de camiones, de motores y gente. Estaba como un joven jugador de tenis que consigue llegar a la final de Wimbledon en su primera participación. Nunca llegas a apreciar la magnitud real de todo y lo asustado que deberías haber estado hasta que te paras a pensarlo".

Al haber solventado con éxito los problemas de la primera película, en esta ocasión el director manifiesta una confianza en sí mismo aún mayor, según Goldberg. "Además le beneficia el hecho que el drama está a flor de piel y que la comedia es más afilada, más sutil. McG sabe lo que quiere de los actores y como conseguirlo. Tenemos la gran suerte de que posea esa envidiable cualidad de saber comunicar a sus actores el contenido emocional de una escena y saber hacerles responder apropiadamente. Es impresionante y es un talento que algunos directores nunca adquieren".

"Soy un gran aficionado a las películas", admite McG. "Pero también vengo de la MTV donde participaba en publicidad y vídeos musicales. Las películas que más me han influido parecen tener una composición arquitectónica, todo de las películas de Hitchcock, que hacía visualizar cada toma, "El graduado" de Mike Nichols, una película paisajística, la épica de David Lean "Lawrence of Arabia" y "Dr. Zhivago". Éstas son mis mayores influencias".

Al igual que otros directores actuales como David Fincher, Mark Romanek y Spike Jonze, McG está orgulloso de haber surgido del entorno de la publicidad y de los vídeos musicales. "Es un gran sitio para aprender, para saber lo que es rodar en lo alto de una montaña, de noche o bajo la lluvia. Aprendes a calcular lo que necesitas y a evocar emociones en tus actores. Hay que preparar todo in situ y estoy encantado de formar parte de esta comunidad".

Absolutamente todo el equipo de "Los Ángeles de Charlie. Al límite" estaba contagiado del optimismo y la intensidad de McG. Entre sus más ardientes fans están las tres mujeres que interpretan al increíble equipo de Super Agentes dirigido por Charlie. Para Barrymore, era crucial que el director tuviera un alto nivel de energía y entusiasmo, "porque a las seis de la mañana, cuando debes estar ahí peleando, es el director el que tiene que meterte en ese lugar enfermizo. McG no sólo siente que animar a todo el mundo es su trabajo, sino que quiere de verdad que todo el mundo se encuentre cómodo y se sienta feliz". Barrymore estaba impresionada por los amplios conocimientos que McG tenía del cine, la televisión y la música. "De vez en cuando nos evoca a `The Matrix´ o `West Side Story´ o `Foul Play´. Y sabe como casar todas estas influencias y hacerlas fluir juntas perfectamente".

Lo que impresiona a Lucy Liu es la tenacidad de McG. "Desde el principio hasta el final de la primera película y durante toda la segunda parte, nunca perdió su energía ni su espíritu", dice. "Siempre intenta elevar las escenas, hacerlas más coloristas, más artísticas y energéticas. Hacer algo vibrante en la pantalla no es nada fácil pero él tiene esa habilidad. McG quiere estar inspirado todo el tiempo y si estás alrededor no puedes más que dejarte captar por su inspiración. Es como un chorro de aire fresco". El director también tiene talento para el equilibrio dramático, continua Liu. "Hay una línea muy fina entre la comedia y el drama. No puedes tener una sin la otra, eso es lo que hace que funcione. Es un equilibrio muy difícil. Pero él sabe que el público es inteligente y se niega a reducir la calidad".


Del lado de los Ángeles (otra vez)

"Los Ángeles de Charlie. Al límite" no era una secuela prevista, incluso después del éxito de la primera parte, según Cameron Diaz. "Nunca me imaginé haciendo la segunda parte. Me gusta trabajar con gente diferente, con directores diferentes, historias diferentes. Entonces llamó Drew con un nuevo giro de guión y dijo `¡hagámoslo de nuevo!´ y Drew no para hasta que consigue lo que quiere. Es tan entusiasta y te da tantas buenas razones para participar en su aventura que no hay forma de negarse". Pero lo que de verdad convenció a Diaz para firmar de nuevo, según ella misma confiesa, era la camaradería que tiene con Barrymore, Liu y el director McG. "Somos grandes compañeros. Cada día es una aventura. Nunca estás realmente segura de lo que te van a pedir que hagas. En esta película, entre otras cosas, aprendí a soldar, a hacer Surf, estuve en una carrera de patines y participé en un número con este increíble grupo de bellas y atractivas bailarinas llamado Pussycat Dolls".

La sincronización también tenía un atractivo irresistible para Barrymore. "Salíamos a buscarnos unos a otros constantemente. No es habitual este tipo de apoyo y ánimo". Otra razón por la que nunca flaqueaba es la afinidad que siento con el personaje de Dylan, añade Barrymore. "Es un personaje muy particular. Se puede hablar de él en varios niveles: Su necesidad de estabilidad, de la familia, la necesidad de salir y proteger a sus seres queridos y de ser todo lo buena que pueda ser. Es tan fuerte y valiente que veo como mi vida cambia de forma dramática cuando la interpreto. Además, me encanta lo payasa que puedo llegar a ser".

La motivación de Liu para volver era demostrar a la audiencia que, por mucho que les gustase la primera película, "ésta vez vamos a enseñarles algo nuevo de verdad".

Con las tres actrices principales, el Productor Goldberg descubrió que multitud de actores querían formar parte de "Los Ángeles de Charlie. Al límite". "Con la primera película, la gente estaba interesada, pero un poco insegura", recuerda. "Querían saber si era una parodia o un episodio añadido de la serie de televisión. Cuando la vieron, la reacción fue tan positiva que cuando los llamamos para la nueva película firmaron inmediatamente. En algunos casos ni siquiera tuvimos que preguntar. Ellos nos llamaron".

Una gran incorporación al equipo de los Ángeles es Bernie Mac que interpreta a Jimmy Bosley, el contacto entre los Ángeles y su misterioso patrón billonario, Charlie. McG explica, "Bernie posee una energía increíble, una voz única y un lado cómico. Aporta frescura a la película". Cuando vio por primera vez el guión de "Los Ángeles de Charlie. Al límite", Mac dice que estaba un poco preocupado sobre si seguir los pasos de uno de sus ídolos cómicos, Bill Murray, como miembro de la familia Bosley. "Sabía que no iba a triunfar en esta película si sólo me dedicaba a intentar meterme en los zapatos de Bill", confiesa Mac. "Nadie podría hacer eso". Así que construyó una historia para él mismo en la que el personaje de Murray había relatado sus aventuras con los Ángeles y sus experiencias como agente secreto. "Cuando tuve la oportunidad de reunirme con los Ángeles por primera vez estaba un poco abrumado. Es como cuando consigues algo que quieres pero no estás preparado para lo que es en realidad".

Mac también decidió dar el personaje de Bosley una dirección más paternalista que su predecesor. "Quería mostrar un lado cálido en Bosley, incluso la figura de un padre para los Ángeles. Lo acogen y lo convierten en su familia. Lo que me gustó del personaje es que no va de Superhéroe. Comienza siendo alguien que estaba inmerso en sí mismo, pero que trabajó duro e hizo progresos reales. Lo ves formando parte del programa, como cimienta su relación con los Ángeles y como mejora día a día".

En "Los Ángeles de Charlie. Al límite", los Ángeles también se encuentran con uno de sus héroes –el Ángel retirado que ellas mismas aspiran a ser-. Madison Lee fue el Ángel en los 90. Podía hacer cualquier cosa. Y todavía tiene una sorpresa reservada. "Cuando empezamos a pensar en un adversario que mereciese la pena", explica Juvonen, "nos preguntamos dónde habrían ido a parar los Ángeles pasados. ¿Que pasó con ellas? Y eso también pasó a formar parte de la película. Los Ángeles se preguntan: `¿Debo mantenerme? ¿Qué pasará si lo dejo?´".

El personaje de Madison Lee fue escrito específicamente para una actriz: Demi Moore. "Se siente un Ángel", dice McG. "Pero no tenía mucha prisa para volver a hacer películas así que trajimos a nuestra arma secreta, Drew". Desde que se pensó en Moore para interpretar a Madison, Barrymore decidió que no admitiría un "no" por respuesta cuando se lo propusiera a la actriz. "Si se hubiera negado, lo que no iba a dejar que pasara, hubiera acampado delante de su puerta hasta que hubiera dicho que sí", bromea Barrymore. McG sospechaba que cuando Moore leyera la parte de Madison Lee, se daría cuenta de lo bien que se ajustaba a ella y lo divertido que podía ser interpretarlo. "Madison no sólo es guapa, sino que también tiene mucho físico. Felizmente, Demi aceptó y pudimos desarrollar el personaje más aún". Moore recuerda cuando McG contactó con ella por primera vez. "McG puede llamar a Drew su `arma secreta´ pero la verdad es que ambos son como el unodos de un boxeador. Su entusiasmo mutuo y su pasión fueron muy persuasivos".


Vuelven los héroes y un villano

Los aficionados a Los Ángeles de Charlie estarán encantados al saber que junto a Luke Wilson y Matt LeBlanc, otro gran personaje reaparece en la película, "El Flaco". Uno de los más despreciables villanos de la primera película vuelve para luchar contra los Ángeles. Tras el estreno de la película original los cineastas descubrieron que uno de los personajes más populares de la historia era uno que nunca había dicho ni una sola palabra. "Pero el público habla", dice McG. "Todo el mundo quería que `El Flaco´ volviera. Es nuestro Tiburón. Aunque le derroten siempre vuelve. Me encanta la armonía que Crispin Glover aporta a la franquicia". Pero "El Flaco" no empieza como el tipo fuerte y silencioso. Glover recuerda cuando leyó el guión para la primera película y su personaje tenía diálogo.

"Cuando me pidieron que les hablase del papel le dije a McG que pensaba que sería mejor si `El Flaco´ no decía ni una sola palabra e inmediatamente respondió a esa idea". "Nunca antes había hecho una secuela, pero este personaje me gusta de verdad", admite Glover. "Da esa sensación de que `El Flaco´ está atrapado en otro tiempo. El hecho de que no hable le da una apariencia de `personaje de película muda´. Creo que al público le gustará porque les hace utilizar más su imaginación, y no hay nada tan rico como la imaginación de una persona".

Con toda la acción de la película, McG tuvo cuidado de no perder el punto de vista humano de la historia. "Dylan está apegada al elemento familiar de ser un Ángel. Natalie es una persona realmente divertida y Alex siempre trata de complacer a sus padres. Nos tomamos tiempo para mostrar la importancia de esa parte de sus personalidades". McG también se aseguró de que otra faceta importante de los Ángeles –sus vidas amorosas– se usara para divulgar diferentes aspectos de sus personalidades.

Por ejemplo, "Jason no está seguro de lo que Alex hace para vivir", dice Matt LeBlanc que vuelve a interpretar al novio de Alex, Jason Gibbons. "Y las cosas son aún más complicadas cuando ella insiste en tomarse un tiempo en su relación. Lo que lo hace tan atractivo son los continuos elementos de personalidad cambiada. Ahí está el macho, el héroe, que en la vida real no lo es tanto. Y muerde el polvo unas cuantas veces ante Alex, que es la auténtica". También vuelve Luke Wilson como el novio de Natalie, Pete Komisky. Por fin han decidido irse a vivir juntos. Y se sugiere que Pete quiere llevar la relación incluso más lejos. "Creo que el hecho de que Natalie, la típica chica norteamericana, esté con un chico decente y trabajador como Pete, nos dice mucho sobre ellos mismos", dice Wilson. "Debe ser un Ángel con todo lo que eso conlleva, pero en su corazón, sólo es una mujer normal a la que le gusta la estabilidad de este chico".


Nuevos en la familia de los Ángeles

Formando parte del reparto por primera vez está Justin Theroux, cuyo personaje, Seamus O’Grady, desempeñaba un importante papel en el pasado de Dylan. Su primer encuentro con él después de muchos años es intenso, según McG, que dijo a Barrymore, "Seamus es parte del oscuro pasado que pensabas que se había ido para siempre. Cuando lo ves, la atmósfera se hace irrespirable". Barrymore conoció a Theroux en "Duplex", una película que protagonizó recientemente junto a Ben Stiller, y estaba encantada de volver a trabajar otra vez con él.

Para prepararse para el papel, Theroux trabajó con un entrenador personal para aumentar su musculatura, y consultó con el artista de maquillaje de la película, Kimberly Greene, para elaborar una serie de tatuajes, además de lucir una cresta Mohawk. "Justin y yo conectamos nuestras historias adolescentes sobre los tipos de punks que llevaban botas Doc Marten con punta de acero, pantalones ceñidos, pendientes pequeños y finos y sin camiseta", dice McG. "Siempre llevaban los tatuajes tradicionales de marinero. Eran el tipo de tíos que yo, habiendo salido de los suburbios, veía y pensaba `wow, ese tío da miedo´".

Para Theroux, es la primera vez en la que tiene que cambiar completamente de apariencia para una película. "Cuando me dijeron que tendría que hacer muchas de las escenas sin camiseta, decidí que debía quitarme la barriga", bromea. "Tengo que interpretar al clásico villano imparable e imposible de matar, y eso es todo un bombazo", añade. "Es genial poder tener esos momentos super-humanos donde deberías estar muerto pero sigues apareciendo. Se ajusta muy bien al tono de la película". Aunque a Theroux nunca le gustó luchar con "la dulce y maravillosa Drew", rápidamente descubrió que ella se empleaba con todo su alma. "La verdad es que, al representar esas peleas, Drew podía hacerse daño de verdad", recuerda Theroux. "Yo tenía algunas heridas y ella también. La pobre gente de maquillaje se encargaba de cubrir los cardenales más morados, amarillos y desagradables".

Otra nueva incorporación es la Superestrella brasileña, Rodrigo Santoro, que interpreta al increíblemente guapo –pero mortal– asesino, Randy Emmers. "Queríamos a alguien para este papel que fuera sexy y divertido", dice Juvonen. "Vimos un vídeo de Rodrigo y quedamos con él. El acento brasileño acentuaba su atractivo. Además, él sabía de verdad hacer surf y montar una moto de motocross, lo que lo hacía perfecto para el papel". Otra razón para contratar a Santoro, según McG, es que "los héroes sólo son tan buenos como lo son sus villanos. Cuando dispones de grandes malos, la película es mucho más interesante. Rodrigo tiene una presencia en pantalla fuerte e increíble. Es como el compuesto masculino de los tres Ángeles".

Para añadir otro actor cómico a la familia de los Ángeles llega John Cleese, que interpreta al padre de Alex. "Necesitábamos a alguien espectacular para este papel", dice McG. "Ya que nunca hablamos de la madre de Alex, tenemos que ver al caballero sofisticado e increíblemente inteligente que es su padre. Da auténtica impresión de que Alex es su hija de verdad". Según Cleese, el papel que le presentaron era un desafío interesante. "Me lo explicaron y tenía que hacer el papel de una mujer llamada `Mrs. Munday´, que era una judía muy poderosa de Nueva York. Pero dijeron que esa parte sería reescrita, lo que pensé que sería una gran idea. Pensé que sería maravillosamente excéntrico contratarme para ser el padre de Alex", añade Cleese. "Y hay mucho humor en el hecho de que no tenga la menor idea de a que se dedica su hija. Y cuanto más trata de explicárselo más confundido se queda".


Simplemente, ¿hasta dónde?

"Cuando se estrenó la película por primera vez, la audiencia estaba cautivada por tres estrellas de cine femeninas en esas grandes escenas de acción", recuerda el productor Goldberg. "Desde ese momento, algunas películas lo han imitado. Así que McG y yo hablamos para elevar las escenas de acción a un nivel más alto. En esta película, los Ángeles no sólo vuelan por la habitación dando patadas triples. También hay algunos buenos golpes al estilo clásico".

McG añade, "Queríamos, decididamente, que esta película fuera más muscular y enseñar que estas chicas pueden enfrentarse con cualquier chico. Quisimos incluir lucha libre, motocross, choques de coches y caídas desde edificios altos. Los Ángeles se desenvuelven en campos normalmente reservados a héroes idealizados masculinos. Queríamos ponerlas en esos entornos y que aún así fueran guapas y se sintieran cómodas con ellas mismas".

Aunque aparece la mayor parte del trabajo en el alambre de la primera película, dice McG, las escenas de lucha de "Los Ángeles de Charlie. Al límite" "son más duras y como las chicas insistieron en hacer muchas de sus propias acrobacias se podrá sentir el impacto de cada golpe y el auténtico peligro al que se están enfrentando". Según Barrymore, "A McG y a mí nos gustan diferentes estilos de lucha de diferentes películas y periodos de tiempo y lo que hicimos fue juntar todos esos elementos. Esta película se encuadra en más de un género, tiene más de un sabor. Había varias escenas donde pensé: `Es realmente intenso´, pero quedaba muy bien".

Quién mejor para preparar a los Ángeles que "El Maestro", Cheung-Yan Yuen, el coreógrafo de lucha de Hong Kong que instruyó a las tres actrices en artes marciales y acción en el alambre para la primera película. "Cheung-Yan aporta un código de honor y una forma de vida muy angelical", afirma McG. "Es el ejemplo definitivo del `habla suavemente y lleva un gran palo´. Meses antes de que empezáramos con la fotografía principal, las chicas estaban trabajando con él y su `equipo de Hong Kong´. Sacó lo mejor de los Ángeles y para mí ha sido una gran fuente de inspiración".

Cuando le dijeron como debían ser las escenas de lucha, Yuen confiaba plenamente en que serían capaces de llevarlas a cabo. "Cameron, Drew y Liu entrenaron tan duro para la primera película que ahora ya estaban en unas condiciones mucho mejores. Ya tenían una base, y eso se nota". Esta vez, Yuen dice que las habilidades de lucha de los Ángeles "reflejan sus personalidades. Tener confianza en ti mismo y en tus habilidades es importante para ejecutar los movimientos correctos. Cada una de ellas tiene una fuerza individual. Cameron tiene un increíble poder explosivo y reflejos, y está muy centrada. Lucy es fuerte y profesional. Drew tiene mucha flexibilidad y mucha fuerza de voluntad".

Además de los Ángeles, Yuen también entrenó a Glover y a Moore. Aunque Glover ya había trabajado previamente con "El Maestro", su entrenamiento fue igualmente intenso. Empezábamos con estiramientos, luego practicábamos patadas, puñetazos y varias combinaciones de lucha. Al final del día, trabajábamos con espadas. El estilo de lucha está influido por el Wu-Shu, un derivado del Kung Fu. Es el arte marcial oriental más bailado y tiene mucho que ver con la forma. Cheung-Yan tenía una manera específica de moverse. Él y su equipo tenían muy claro como debían de ser las poses. No hay diferencia entre el estilo de lucha de los buenos y de los malos. Lo que es interesante es que su coreografía está basada en la psicología. Hay diferentes estilos para los diferentes personajes.

Para Moore, que nunca antes había estudiado artes marciales, una de las cosas que convierte el hacer películas en algo interesante es aprender nuevas habilidades. "Hay un elemento estilístico particular en la manera que Cheung-Yan hace las coreografías", afirma. "De algún modo, es como un baile. Algunas cosas son muy desafiantes porque son realmente complejas y han de marcarse muy bien los tiempos. Ir aprendiendo las diferentes secuencias era muy enriquecedor y excitante. Necesitaba la aprobación de `El Maestro´ porque realmente quería hacerlo bien para él. Cheung-Yan busca cierto compromiso, así que todos trabajábamos para mantener un nivel de compromiso con lo que estabamos haciendo".

Cameron Diaz explica que esa parte del entrenamiento fue para evitar repetir acciones de la primera película. Yuen dirigió su personaje y el de Liu más hacia el kungfu, y el de Barrymore más hacia la lucha callejera. "Nos vimos un poco perdidos en este caso, pero creo que Cheung-Yan y McG han casado estos dos diferentes estilos de lucha magníficamente, así que lo que tenemos es lo mejor de ambos mundos", dice Diaz. "Esta vez el listón se elevó de una forma muy orgánica. Está cargada de una energía aún mayor. Las escenas de lucha son más excitantes, más dinámicas". Y Diaz dice que tiene los moretones para probarlo. "No hay forma humana de que un cuerpo colisione con otro una y otra vez, cien veces al día y no tenga cardenales", asegura. "Es parte del trabajo. A veces los morados desaparecían. Lo que permanece es esa gran sensación que queda cuando sabes que, tras todo ese trabajo, lo has hecho bien y la toma ha quedado perfecta".

De todas las secuencias de acción, la que más recuerda Theroux era también la más angustiosa. Se rodó de noche en los muelles del puerto de San Pedro, al sur de Los Ángeles, con el personaje de Theroux persiguiendo a los Ángeles. Durante la carrera, Dylan tropieza y cae mientras Alex y Natalie encuentran una tubería de gas con el que rocían toda el paseo del puerto, convirtiéndolo en una pared de fuego. "A McG realmente le gusta ver que piruetas va a hacer cada actor", dice Theroux.

"Normalmente hay varias cámaras rodando y es muy seguro porque en todo momento estás rodeado de muchos expertos. Obviamente, no crucé a través de esa pared de fuego. Era un truco, pero me acerqué mucho a las intensas llamas. Hacía tanto calor, que absorbía el oxígeno del aire y todo era más complicado. Empecé a caminar por el fuego sin camiseta por lo que el Coordinador tuvo que untarme con esa gelatina fría que utilizan para las escenas con fuego. En cuanto me metí ya se había evaporado por la alta temperatura". Como Barrymore, Diaz y Liu, Theroux tenía la opción de utilizar un doble, pero se negó. "No estaba obligado. Pero pensaba que si los Ángeles podían hacer sus escenas de riesgo, yo también podía".

Lo auténticamente emocionante de "Los Ángeles de Charlie. Al límite", promete McG, "es que a los Ángeles se les hace explotar, se les dispara, se rompen costillas y luego simplemente se levantan y siguen adelante. Eso es lo que nos provoca emociones. Es como con Rocky Balboa. No quieres verle ganar la pelea de principio a fin. Quieres verlo vapuleado por Apollo Creed y quieres verlo resurgir milagrosamente en los momentos finales en el asalto final. Eso es lo que hace tan cautivadoras a los Ángeles. Son duras y están decididas a conseguirlo".


Velocidad motocross

Además del mano a mano y las luchas de artes marciales de "Los Ángeles de Charlie. Al límite", la acción se aceleraba con la aparición de algunos de los mejores pilotos de Motocross del mundo. "Desde por la mañana, McG trataba cosas que nadie ha visto hacer a tres chicas en un una película", dice Diaz. "Él decía que las motos y el Surf nunca se habían mostrado de una forma realmente dinámica. Así que eso llegó a formar parte de la película y se aseguró de hacerlo mejor que nadie".

El motocross tenía un interés particular para McG porque "cuando vas a un estadio de supercross, te sientes como si estuvieras dentro de un videojuego", asegura. "Las cosas que hacen estos chicos mientras vuelan a toda velocidad a 13 metros del suelo separándose de sus motos y ejecutando esas fantásticas maniobras son tan excitantes y tan en la onda de Los Ángeles de Charlie. No hay muchas mujeres en el mundo del motocross y yo quería decir, `las mujeres pueden hacerlo también´. Así que sabía que tenía que llevarlo a la película".

Cuando McG mostró el deporte a Barrymore, ésta rápidamente le cogió el gustillo. "Nos llevó a una carrera de Supercross a Anaheim para ver de que iba todo aquello. No podía creer lo que estaba viendo. Por supuesto, un sólo movimiento equivocado y podía ser decapitada", ríe Barrymore. "Pero verles montar era fascinante. McG quería impregnarlo de energía y honor. Y luego resulta que conoció a todos estos fantásticos atletas radicales, campeones de Motocross y les hizo un hueco en la película". El Motocross es "básicamente coger peligro y embotellarlo", anota Liu. "En la película ves a los competidores en sus motos volando y haciendo increíbles saltos y piruetas. Luego se ponen en caída libre, soltándose de pies y manos de sus motos".

Las escenas de Motocross estuvieron dirigidas por McG y el veterano Coordinador de dobles y director de segunda unidad, Mic Rodgers. "Conseguimos pilotos profesionales que sabían lo que hacían", recuerda Rodgers, que también diseñó el circuito por el que pasaban los corredores... por arriba y por abajo. Los pilotos que utilizó eran una combinación de motoristas de estilo libre y motoristas de velocidad. "Cada salto es serio", explica Rodgers, "porque tienes que atacarlo perfectamente. Antes de diseñarlos, hablé con los chicos y decidimos donde queríamos levantarlos. Pasaron por ellos e hicieron ajustes. Cada toma se había preparado con meses de antelación. Pero estabamos todos a mil por hora porque en cualquier momento una moto podría cometer un error y producirse una complicación mayor".

Combinar la acción del Motocross y las demandas de rodaje fue un desafío del que se ocupó el director de fotografía, Russell Carpenter. "No era sólo cuestión de colocar varias cámaras y rodar a un grupo de motoristas", explica Carpenter. "Cada parte de la carrera debía ser coreografiada y preparada previamente porque también tiene asociados algunos efectos especiales. Y, como estamos contando una historia, tenemos que introducir y sacar la narración. Lo que lo hacía incluso más difícil era que todo el mundo llevara casco, con lo que no era fácil distinguir quién es quién".

Para los novatos, los nombres de los saltos pueden ser incluso tan emocionantes como los propios saltos. Entre los más conocidos están el Superman, el Cliffhanger, el Knack-Kanck, el Indian Air y el famoso Back-Flip No-Footer de Mike Metzger, lo que significa que en la cúspide del salto, cuando está volando a 15 metros del suelo, suelta los pies de los pedales en una "W voladora", y luego aterriza montado en su moto rugiendo por la pista.

Además de los pilotos profesionales que aparecen en la competición de Motocross, la producción empleó a Richard C. Taylor, un conocido competidor retirado, para ayudar a aparentar que había una cámara en una moto. Rodgers dice, "No conozco a nadie que haya puesto una cámara de 35 mm en una moto de Motocross y salte de verdad a 15 metros en una auténtica carrera. Es algo que se hace tranquilamente, de forma segura. Así que tuvimos que elevarlo al noveno grado". "Normalmente", explica Rodgers, "si tu moto se cae en medio de un salto puedes salir de ahí. Pero con una cámara montada sobre el morro o la parte trasera, el peso extra podría significar un accidente irremediable".

Uno de los momentos estelares de la película es el back flip de 360º que lleva a cabo Mike Metzer. Considerado el Santo Grial del Motocross de estilo libre, sólo hay probablemente tres circuitos donde pueda llevarse a cabo este truco, así que el Coal Bowl estaba lleno de fans que habían oído las noticias y habían ido a verlo. La atmósfera era más propia de carnaval que de rodaje de una película. El público de Motocross también nos visitó en otras dos ocasiones. La primera fue cuando el siete veces campeón de mundo, Jeremy McGrath y el actual campeón Ricky Carmichael, que fue nombrado Atleta Semiprofesional de Año 2002, hicieron su aparición en la película. La segunda fue el día en que la popular estrella del rock, Pink y su novio, la superestrella del Motocross Carey Hart, aparecen en escena junto a Cameron Diaz.


Los escenarios

Es un tributo al director que el personal de producción clave de Los Ángeles de Charlie vuelva para la segunda entrega, incluido el diseñador de producción J. Michael Riva, el director de fotografía Russell Carpenter, el Diseñador de vestuario Joseph G. Aulisi y el editor Wayne Wahrman, entre otros. "Esta gente es parte vital de Los Ángeles de Charlie", dice McG. "Cada cual tiene su parte para crear la voz de la primera película y de la segunda también". No es hablar por hablar, dice el director de fotografía ganador de un premio de la Academia, Carpenter ("Titanic"), "McG hace que todo el mundo tenga algo que aportar. Sabe que mire donde mire se puede enfrentar a un desafío –`¿cómo podemos mejorarlo?´-.

Es esa actitud lo que me hace querer volver a trabajar con él, esa sensación de que todo el mundo está incluido". Según Riva "todos habíamos desarrollado una forma rápida de hacer las cosas que en esta película era todavía más rápida. En el caos de la pre-producción, el entusiasmo creativo debía prevalecer a todos los niveles. Es un grupo inusual de personas y McG es responsable de dejar a todo el mundo expandirse un poco. Su entusiasmo es palpable y contagioso. Su sensibilidad se refleja en la gente que contrata. Es absolutamente optimista".

Como diseñador de producción, el trabajo de Riva básicamente consiste en transformar las palabras escritas en un escenario o en un emplazamiento práctico. En "Los Ángeles de Charlie. Al límite", uno de los principales objetivos de Riva era animar el drama personal de las vidas de los Ángeles. "En esta historia, Natalie va a enfrascarse en una relación seria. Dylan se marcha porque no quiere poner en peligro las vidas de sus compañeras. Y Alex miente constantemente a sus padres y a su novio sobre a que dedica su vida. Luego está la aparición de Madison Lee, un Ángel pasado".

El trabajo de Riva, dice, era dar textura a los lugares de la historia. Concibió la casa de Natalie como una casa de playa pequeña y simple, un pequeño apartamento. La residencia de Alex se nos presenta como extremadamente impoluta y quizás algo solitaria, excepto cuando algo se ensucia a pesar de la obsesión de Alex por el orden. Dylan vive en la habitación de un hotel y Riva trata de dar la sensación de que lleva viviendo en ese ambiente nómada muchos años, lo que le provoca problemas de responsabilidad. Intentas sugerir los rasgos del personaje dependiendo de donde estén situados los actores, los accesorios que utilizan, la ropa que llevan", dice Riva.

"Es algo de lo que todos hablamos y todos colaboramos". Conseguir la toma correcta en "Los Ángeles de Charlie. Al límite" fue un poco más difícil que en la primera película, admite Riva. "Esta película es un poco más peligrosa", dice. "Más que nada, es sobre la identidad y la personalidad individual. ¿Qué es un Ángel? ¿Quiénes son realmente? ¿Qué va a pasarles con el tiempo?".

Ya que la agencia original de Charles Townsend explotó en la primera película, Riva la rediseñó para la secuela. Describe el lugar como "realmente una matriz, el único lugar donde los Ángeles comparten el mismo terreno. Es donde reciben las órdenes de Charlie, un hombre que nunca ha sido visto físicamente pero que representa la figura de padre benevolente. Quería que tuviera aspecto antiguo, con paneles de madera, menos elementos contemporáneos que en la primera, más augusta en un sentido de "desmañada realeza". McG y yo tomamos la decisión de que debería ser apropiado para Charlie, pero las chicas deben parecer fuera de lugar en ese sitio". El escenario de la agencia Charles Townsend se construyó para aparecer "desproporcionadamente grande, de modo que pudieras perderte en ella", continúa Riva, "porque en la película hay constantes cuestiones de identidad y colaboraba en la argumentación temática".

La película empieza en un bar de Mongolia al que han sido enviados los Ángeles para rescatar a un soldado de los Estados Unidos secuestrado. "El bar era una manera de empezar con una sorpresa, para dar a la audiencia la sensación de que algo amenaza con ir mal", dice Riva. "Cuando McG y yo hablamos sobre esta escena, sugerí que debíamos empezar en un lugar muy lejano, un entorno hostil, todavía salvaje y excéntrico. Creamos un lugar ficticio donde pudieran reunirse los despiadados bandoleros para divertirse, como piratas de tierra. Había muchos extras y gran cantidad de ruido y texturas. Y, en medio de todo eso, los Ángeles, trabajando juntas sin descanso. Inmediatamente sientes que van a salir con una solución ingeniosa".

Los escenarios requirieron grandes dosis de investigación de Riva y su equipo. Ropas mongolas, iluminación gigante por gas y mobiliario pesado para el bar, así como el toro mecánico que monta Natalie cubierto de piel de yak falsa, cuernos gigantes y campanas, para darle un toque exótico. Debido a su pasión por la fotografía estática, McG dice estar muy orgulloso de cómo se compuso cada toma, trabajando junto a Carpenter. "Si cada secuencia no es especial, entonces, ¿para qué?", le preguntó retóricamente a Carpenter. "Así que lo reconfiguraríamos y encontraríamos el modo de hacerlo más especial, más divertido".

A Carpenter le divirtió especialmente iluminar el bar "porque estaba muy lejos de donde habíamos ido en la primera película y además estableció el tono de la nueva película desde el comienzo. Presentamos a Cameron vestida con un traje de yak, a Drew en un concurso de bebedores en la parte de atrás y a Lucy Liu en el sótano rescatando a Robert Patrick. De repente nos damos cuenta de que estamos en este misterioso y cómico lugar. Ahora es oficialmente una película de Los Ángeles de Charlie".

Uno de los decorados más pródigos fue diseñado por Riva para el escondite de Madison Lee, conocido como "La Guarida de Madison". Para encontrar un lugar lo suficientemente grande para lo que él y McG diseñaron, Riva y su departamento artístico se dirigieron al centro de Los Ángeles y transformaron una antigua estación en "un lugar desde el que Madison pudiera dirigir su imperio diabólico", recuerda Riva.

"La habitación tiene el techo a 15 metros. Colocamos una chimenea tan grande que podían colocarse dos personas una encima de otra y meterse dentro. Era muy extremo. Lauri Gaffin, nuestro decorador de escenarios, llenó el lugar con telescopios y bosques negros sobredimensionados, y estatuas desnudas por todas partes... con Demi paseándose por allí semidesnuda. Estaba muy sexy. Construimos una cama gigante que era prácticamente como el Titanic. Había una gran bóveda y una cabecera con un rayo de sol dorado irradiándolo todo. Con mucho estilo. ¡Era una locura! A todos nos gustó".

Unos de los decorados más grandes se construyó completamente en un escenario de Hollywood para una de las escenas de lucha más grandes de la película. El tejado debía reflejar el teatro Mann’s Chinese Theatre donde tiene lugar el estreno de la nueva película del novio de Alex, Jason. Madison Lee hace su aparición para causar desolación entre los seres queridos de los Ángeles. En lugar de decantarse por exponerse a los elementos y al ruido, Riva decidió construir el escenario en un estudio de sonido. "Era una mayor responsabilidad", recuerda. "Es auténticamente difícil hacer un gran escenario y que parezca real, pero Russell lo consiguió. Sin su interpretación, no hubiera habido nada".

Carpenter está encantado con el trabajo de Riva. "Una de las mejores cosas de formar parte del equipo de Los Ángeles de Charlie es que todo el mundo apoya tu trabajo. La mitad de las veces, el buen cine es realmente un buen diseño de producción y viceversa. El escenario del tejado de Hollywood requirió una colaboración total. Teníamos un lugar de 360º que representaba literalmente el área completa de Hollywood de noche. Nuestro trabajo era iluminarlo para que pegase en el mundo de Los Ángeles de Charlie. Las cosas tienen que ser realistas, pero también fantásticas, algo entre diversión y realidad. Y todo debía rematarse con una secuencia rodada en el auténtico Hollywood Boulevard. Siempre se espera que apenas haya transición entre el mundo real y el mundo que creamos en el escenario".

El Cofre del Tesoro interior donde los Ángeles tienen otra aventura también se construyó en un estudio de sonido de Sony Studios. "A McG y a mí nos gustan los musicales antiguos", reconoce Riva. "No creo que puedas equivocarte poniendo uno o dos números de baile en una película. Y estaba decidido a hacerlo en cuanto tenía una ocasión. Quería la apariencia de un tugurio sucio costero para el bar que aparece en la película, `el Cofre del Tesoro´. Pero quería que el interior fuera una sorpresa completa así que metimos un streep tease muy sexy rodeado de plástico rojo". (La actuación de Diaz en un vaso de martini gigante en esta escena rinde homenaje y está inspirado en la actuación de la bella Dita Von Teese para Playboy). Se usaron unos 450 metros de vinilo rojo para recubrir las paredes y más de 3000 cuentas de plata y oro para hacer cortinas. Se instalaron acuarios rellenos con docenas de peces exóticos tras las paredes del bar.

Carpenter admira la cualidad de showman de McG y su habilidad para "saber justo hasta donde puede llegar. Aprecia mucho el estilo clásico de Hollywood de hacer películas. Cuando le conocí por primera vez, estaba alucinado por la facilidad con que era capaz de hacer referencia a películas de la Edad de Oro de la MGM. Podía hablar de Ben Hur, Show Boat y de películas de los años 60 como Viva Las Vegas con tanta pasión como del vídeo musical número uno de la semana pasada".


El vestuario

La ropa de Joseph G. Aulisi para la película original de Los Ángeles de Charlie levantó muchos comentarios y McG estaba ansioso de tenerle de vuelta para esta secuela. "Joe hace que las chicas parezcan elegantes y encantadoras", dice. "Y entonces, cuando tienen que parecer duras, son las más duras. Como persona es muy humilde. No tiene una personalidad excéntrica, pero cuando eres testigo de hasta donde puede llegar su imaginación, es realmente extraordinario". McG tenía unas ideas fijas sobre la vestimenta de algunas escenas, dice Aulisi. Otras, las dejó en manos de sus diseñadores de vestuario. "McG tiene un increíble vocabulario y conoce toda clase de culturas pop, desde la mitad del siglo 20 en adelante. Él hace incapié en eso, lo que me anima a seguir encontrando nuevos lugares para continuar".

Los musicales en Technicolor de los 50`s son una inspiración para esta película, filtrados y renovados con la sensibilidad de McG. Aunque el vestuario de los Ángeles varía mucho, dependiendo de la misión que les asignen, Aulisi les da a cada una un estilo característico. "El estilo ha evolucionado desde la primera película", dice. "El personaje de Cameron todavía es `la típica chica de California´ que generalmente lleva ropa sport. Dylan, el personaje de Drew, ha perdido algo de su comportamiento `Hippie´ y ahora va de `estrella de rock´, mientras que el personaje de Lucy continua siendo el más internacional y cosmopolita de las tres chicas. El reto fue darle a la ropa un aspecto fresco y seguir siendo fiel a lo que llamamos la `esencia de Los Ángeles´. Para lograrlo cambie ligeramente la paleta de colores utilizando mucho rojo, blanco y negro".

Una de las partes preferidas de Aulisi es la escena del bar de Mongolia, porque "era muy diferente del resto de la película. Colocamos a cerca de 150 extras mongoles junto a los tres Ángeles". Probablemente el traje mongol de Barrymore es el más logrado. El vestuario de Liu está inspirado en la armadura mongola compuesta de placas de cuero y cobre que se adaptaron a un traje todo de cuero que resultaba más práctico. Por el contrario, el traje de nieve de conejito de Diaz, proporcionó un toque de humor al vestuario de los Ángeles.

Como en "Los Ángeles de Charlie", el vestuario de la nueva película es ingenioso, juguetón y en algunos momentos super sexy. "Intenté mantener la elegancia", dice Aulisi, "utilizando más tejidos en esta película, poniendo pliegues, encajes y otras cosas para darle al vestuario mayor importancia. Como la moda cambia de un momento a otro, creo que es mejor utilizar formas clásicas. Cuando ahora veo la primera película, todavía la encuentro fresca, no está pasada de moda".

Los aficionados al Motocross se darán cuenta de que varios de los corredores llevan ropa de Troy Lee Designs. Lee es el principal diseñador y pintor de cascos de carreras personalizados y de monos y accesorios de motoristas. Lee diseñó y realizó la equipación básica para los 3 Ángeles, jerseys, pantalones y protectores del pecho. Los proveedores de las botas fueron Alpinestar, y Shoei de los cascos, en los que Lee pintó los diseños. "Básicamente, tratamos de aumentar la realidad de la escena" explica Aulisi, "para una secuencia de arrastre diseñé un mono con tela de camuflaje para que pareciera como si formara parte del camino. Luego puse una marca de neumático a un lado para darle más efecto".

Además de los 3 Ángeles, Aulisi diseñó el vestuario del Ángel retirado, Madison Lee. Al principio, sus escenas son con sombras para que el público no sepa si es un hombre o una mujer. Después se descubre que ella es un Ángel "caído". "Lo que intenté con Madison fue dar la impresión de que está enredada, y ligeramente atrapada, así es que utilicé un vestuario que simulara una red. En un momento dado, ella salta de un tejado y su ropa se convierte en un traje de vuelo, algo que existe de verdad, aunque se usa para mayores altitudes. Le dio un toque arácnido a su personaje, y fue muy divertido". De lo que los espectadores quizá no se den cuenta al ver a los Ángeles con su ropa es el número de modelos de vestuario que tuvimos que crear. "Muchas veces", explica Aulisi, "hicimos de 8 a 12 copias de cada traje, no sólo para los actores sino también para sus dobles de fotografía y sus dobles de acción, lo que significa que los trajes también tenían que ser de diferente talla".


Los lugares

A excepción de la agencia Charles Townsend, la película raramente utiliza el mismo lugar dos veces. Los Ángeles están en constante movimiento. El director de exteriores Kenneth D. Lavet condujo cientos de kilómetros por el área de Los Ángeles para encontrar los más o menos 30 lugares diferentes que McG había imaginado para la película. "A McG le gusta la idea de homenajear a Los Ángeles así es que en la película hay muchos lugares que son míticos", explica Lavet. "Él tiene una memoria enciclopédica y conoce los sitios más populares de la ciudad".

"Uno de nuestros mantras", dice McG, "es que Los Ángeles de Charlie se diseñó como una carta de amor a la ciudad de Los Ángeles. Todos los lugares tenían que ser importantes. Todo tenía que ser un símbolo, tener significado histórico. Aunque hay varias películas que han alabado el legado de la ciudad de Nueva York, Los Ángeles muchas veces se ve una ciudad más en segundo plano. Pero en nuestra película no se verá ningún pequeño centro comercial. Se verán locales interesantes más escondidos de Los Ángeles como Los Ángeles Theatre, las fantásticas casas diseñadas por John Lautner, las extraordinarias playas que sólo existen en la cosa oeste de Norteamérica, los muelles de San Pedro y el Parque Observatorio Griffith, por nombrar algunos".

El tiempo jugó un papel importante en cuanto a disponibilidad de lugares. Algunas veces, dice Lavet la producción tiene suerte. "Normalmente sólo puedes rodar en el Parque Observatorio Griffith una vez a la semana cuando las instalaciones se cierran al público. Gracias a que estaban a punto de someterse a una renovación completa, fuimos capaces de colarnos y rodar allí durante más de una semana". McG siempre ha querido utilizar este lugar, pero nunca antes había estado disponible en el momento apropiado. "Yo estoy muy influido por `Rebelde sin Causa´, que se rodó ahí.

Además, tiene cualidades arquitectónicas que te permiten verla con grandes y extensas tomas y es muy llamativo. También tiene un toque `angelical´ que se ve sobre la ciudad de Los Ángeles. El observatorio también es un símbolo muy significativo y es el lugar donde el personaje de Madison Lee finalmente se nos revela". "Cuando me di cuenta que la parte más alta de la cúpula del telescopio del observatorio giraba, quise ponerla allá arriba", dice McG. "Tuvimos que construir una plataforma especial para que Demi no se cayera porque daba vueltas y se sacudía y hubiera podido derribarla. Me encanta lo que se descubre cuando Natalie y Alex ven a Madison y se dan cuenta que ella está traicionando al espíritu de Los Ángeles. Es una escena intensa".

Otro lugar difícil fue la casa donde vive el personaje de Lui, que está sobre una colina con vistas a Beverly Hills, el Océano Pacífico y la Isla Catalina. La residencia Sheets-Goldstein es un verdadero símbolo arquitectónico y una de las casas preferidas de McG en Los Ángeles. "Es una síntesis perfecta de la vida dentro y fuera de la ciudad, algo así como el máximo logro en la carrera del arquitecto John Lautner", McG sonríe.

Para la escena de motocross, explica Lavet, "McG quiso que el acontecimiento pareciera más una carrera ilegal de motos que una realizada en un estadio. Quiso que fuera un evento secreto donde los corredores pagan una cuota y el ganador se lo lleva todo". "Quise crear un telón de fondo duro y peligroso", dice McG. "Encontramos un viejo yacimiento minero en San Pedro y vaciamos todo el mineral, para crear un estadio de 360 grados hecho de carbón. Se consigue una mezcla de cielo azul, carbón negro y después esos atletas animados por ordenador dando saltos a toda velocidad en el aire, haciendo todo tipo de piruetas. Era la clase de emoción que yo quería –sentir la velocidad, el peligro, el erotismo y la excitación que rodean al deporte".

Otro lugar en San Pedro fue el cercano muelle de Southwest Marine. "El puerto más grande en el área de Los Ángeles está en San Pedro y sacamos provecho de los inmensos barcos petroleros para hacer ver que el secreto escondido del clan O´Grady estaba a bordo de uno de esos barcos", dice McG, "también me permitió ponerle a las chicas unos trajes de soldador y sacar provecho de la imagen de Flashdance de chicas guapas quitándose la máscara protectora".

Otro de los símbolos que utilizamos en la película fue la presa Hansen en San Fernando Valley. La estructura de 62 años, trabaja bajo los auspicios de los Ingenieros de la Armada y se utiliza normalmente para control de inundación. Mediante la mezcla de la magia digital y el clásico trabajo manual de construcción de escenarios, la presa de 3.192 metros de largo se transforma en una misteriosa frontera de Mongolia. Añadimos torres de vigilancia falsas y una muralla de yeso y madera con una gran puerta al aura exótica que rodea a la película. Encima de la presa se colocó un tanque de 49 toneladas M60 A-1 (Patton) alquilado a la American Society of Militay History and Museums.

"Esa escena es un verdadero logro del departamento de arte", recuerda Riva, "Porque McG decía constantemente que el inicio de la película tenía que ser grandioso y espectacular. Hicimos la animación y el diseño de la secuencia basándonos en lo que él quería, y fue esa escena justo la que más entusiasmo creó en el estudio. Finalmente la rodamos. Primero pensamos que tendríamos que construir esta gigantesca presa que se suponía estaba en Mongolia. Pero trabajando junto a nuestro supervisor de efectos visuales Mark Stetson, creamos algo en un lugar en las afueras de Los Ángeles, que con pequeños efectos mágicos, parecía Mongolia. Incluso teníamos nieve y arena en el suelo y extras vestidos con parkas a 35 grados de temperatura. Pero funcionó".



Ficha

Ficha Técnica

Título original: "Charlie´s Angels: Full Throttle"
País y año: Estados Unidos, 2003
Dirección: McG (Joseph McGinty Nichol)
Guión: John August, Cormac Wibberley y Marianne Wibberley; basado en un argumento de John August y en los personajes creados por Ivan Goff y Ben Roberts
Producción: Leonard Goldberg, Drew Barrymore y Nancy Juvonen
Música: Edward Shearmur
Fotografía: Russell Carpenter
Montaje: Wayne Wahrman
Diseño de producción: J. Michael Riva
Dirección artística: David F. Klassen
Vestuario: Joseph G. Aulisi
Duración: 111 min


Ficha Artística

Natalie Cook: Cameron Diaz
Dylan Sanders: Drew Barrymore
Alex Munday: Lucy Liu
Madison Lee: Demi Moore
Jimmy Bosley: Bernie Mac
El Flaco: Crispin Glover
Seamus O´Grady: Justin Theroux
Ray Carter: Robert Patrick
Jason Gibbons: Matt LeBlanc
Pete Komisky: Luke Wilson
Sr. Munday: John Cleese


Fecha de estreno en España: 11 de julio de 2003

Enlaces

- Página Oficial de la película: www.sonypictures.com/movies/charliesangelsfullthrottle
- Página Oficial de la película (España): www.columbia-tristar.es/peliculas/angeles
- Biografía de Cameron Diaz
- Biografía de Lucy Liu
- Leer crítica de la película

Ver más imágenes de "Los Ángeles de Charlie. Al límite"

Fuente: Columbia Tristar Films

ImprimirHome

Red Tagoror.com  |  Términos y Condiciones  |  Contacto  |  Publicidad

Cine, Bandas Sonoras, Cartelera, Peliculas, Actores, Actrices, Taquilla, DVD, Home Cinema, Compositores, Estrenos