Cinebso CINEBSO.COM: EL PORTAL PARA LOS AMANTES DEL CINE
 Portada
  Bandas Sonoras
  Criticas
  Dossiers
  Entrevistas
  Especiales
  ¿Sabias qué ...?
  Errores de cine!
  Enlaces
 Compras
  Video y DVD
  Venta de Entradas
  Posters de Cine
  Libros de cine
 Servicios
  Buscador
  Boletín
  Correo Electrónico
  Grupos
 Biografías
  Actores
  Actrices
  Directores
  Equipo Técnico
"Un paseo para recordar"

GFX Sinopsis

Cada primavera, en la pequeña ciudad portuaria de Beaufort, en Carolina del Norte, cuando el aire tiene un aroma a pino y sal marina, Landon Carter rememora su último año en el Instituto de Beaufort y se acuerda de Jamie Sullivan, la chica que cambió su vida.

Jamie era la última persona de la que podría pensarse que Landon se enamorase. Seria y conservadora, Jamie era todo menos fría, y no le importaba. Su confianza en sí misma no dependía de la opinión de los demás. Hija del ministro bautista del pueblo, a Jamie no le importaba decir a los demás que su fe era lo más importante en su vida, incluso si eso le suponía perder algunos amigos.

Landon era uno de tantos: un tío temperamental, desnortado, que destacaba en el instituto por su aspecto y su carácter. A sus amigos les divertía burlarse de todos cuantos no eran como ellos y solían criticar a Jamie por su vestimenta sobria y su conducta taciturna. Landon y su pandilla mandaban en la escuela, pero su efímero reinado finalizaría pronto, cuando finalizase la escuela y comenzase la vida, aunque no fuesen consciente de ello.

Landon carecía de planes, de futuro y de fe en sí mismo.

Una noche, una travesura que Landon y sus amigos habían organizado para divertirse se tuerce terriblemente y termina con un chaval ingresado en el hospital. Como castigo, se obliga a Landon a hacer de tutor de un estudiante novato los fines de semana, y a tomar parte en la representación de primavera del Club Dramático, actividades éstas que, según pensaba el director, enseñarían a Landon a ser más humilde. Las actividades contribuyen también a acercarlo a Jamie, que ya venía trabajando como tutora voluntaria y que tenía un papel importante en la obra.

Evidentemente abrumado por ambas tareas, Landon se ve obligado a solicitar la ayuda de Jamie.

Muy pronto, en contra de sus expectativas personales y entre la sorna de sus amigos, Landon se enamora de esta chica aparentemente gris que tiene una pasión por la vida que él no había imaginado nunca. Pero no resulta tan fácil. Por causas que sólo ella conoce, Jamie hace cuanto puede por huir del amor hasta que ya no se puede negar.

La cercanía pone a prueba todo aquello en lo que creen. Sobre todo, pondrá a prueba el poder del amor y la fe para transformar la vida en algo digno de vivirse.



Notas de producción

Sobre el argumento

En este tiempo en que los filmes juveniles se han convertido en un género en sí mismo, "Un paseo para recordar" ocupa un lugar especial. Más que un amor juvenil, se trata de una historia de amor entre dos personas que, incidentalmente, son alumnos del último año del instituto. Esta peculiaridad explica en parte por qué el guión interesó tanto al productor Denise Di Novi.

"Siendo una historia contada desde la perspectiva de los adolescentes", asegura Di Novi respecto a la novela de Nicholas Sparks en que se basa el filme, "gusta, no sólo a los adolescentes y a los niños más pequeños, sino también a los adultos de todas las edades, porque nos recuerda qué es lo que realmente importa en la vida: el amor, la esperanza y la fe incondicionales, cosas todas que, según se ha demostrado a lo largo de miles de años, es lo que sostiene a los seres humanos. Creo que este mensaje llega, no sólo a los espectadores adolescentes, que quizás descubran estos sentimientos por primera vez, sino a gentes de todas las edades".

"Un paseo para recordar" suscita vívidos recuerdos de la incomparable experiencia cultural que es el bachillerato, especialmente, por la autosegregación de los alumnos en unos grupos sociales rígidamente definidos. En el instituto, en mayor medida que en ningún otro momento de la vida, si no te integras, te quedas "fuera". En el Instituto de Beaufort, Landon Carter se enmarca decididamente en la Lista A, al tiempo que Jamie Sullivan... bueno, Jamie es que no figura en lista alguna.

Es muy probable que Landon y Jamie no hayan intercambiado más que una mirada distraída al curzarse en los pasillos y aulas del instituto de Beaufort. Es muy posible que nunca se hubiesen conocido de no haber sido por aquella noche en que una travesura salió mal.

Fue una noche terrible. Landon y sus camaradas desafiaron a un cándido compañero recién matriculado a que se zambullese en la turbia piscina de la fábrica de cemento local para ser admitido en la pandilla. El chico estaba ansioso por agradar a los otros. Cuando se dieron cuenta de que la pileta no estaba vacía, sino llena de tubos rotos y oxidados, era demasiado tarde. El chico se zambulló y volvió a la superficie sangrando profusamente de una herida. Aterrorizados, los chavales huyeron del lugar haciendo chirriar las cubiertas del coche en su veloz carrera. Todos menos Landon, que se quedó allí unos instantes para tranquilizar al asustado claval y, por eso, fue el único al que pillaron.

Aunque tuvo suerte en no ir a la cárcel, el castigo impuesto a Landon le pareció más terrible que si lo hubiesen encerrado. El director del instituto asigna a Landon al programa de tutoría, en la creencia que quizás el joven rebelde podría redimirse ayudando a un alumno en dificultades procedente de una escuela cercana. También piensa que Landon podría madurar un poco si se ponía a dirigir la representación dramática del Club Teatral del Instituto de Beaufort. El actuar en la escena de cara a los compañeros colocaría a Lanndon en la misma situación que aquéllos de los que suelen burlarse. El director no puede prever, empero, hasta qué punto estas experiencias pueden influir realmente en Landon. No ha previsto la mediación divina, materializada en Jamie Sullivan.

Jamie ya colabora como voluntaria en el programa de tutorías y también tiene asignado un papel en la escenificación de primavera. En un principio, la mera presencia de la chica en ambas actividades constituye para Landon una prueba de que lo han colocado injustamente en el batallón de los torpes del instituto. Le resulta mortificante incorporarse al mismo círculo social de la hija del ministro, aunque fuese sólo por unas horas.

A Jamie tampoco le hace mucha gracia compartir su tiempo libre con Landon. La chica se toma en serio sus cosas y sus servicios a la comunidad, y las actitudes displicentes de Landon no le hacen gracia. Conocedora del incidente ocurrido en la fábrica de cemento en el que un chaval casi pierde la vida, Landon y su pandilla le parecen despreciables. Sin embargo, la han enseñado a perdonar y a intentar buscar el lado bueno de todo el mundo, así que, disciplinadamente, domina sus sentimientos personales y hace cuanto puede para ayudar a Landon cuando éste precisa asistencia para memorizar su papel en la obra. Además, existe la posibilidad -¿o es imaginación suya?- de que Landon, después de todo, no sea tan malo como parece.

Cuando el padre de Jamie ve una tarde en el umbral de su casa al chico, que ha acudido para ensayar, se siente muy preocupado. ¿Por qué tiene un chico como Landon que acompañar a Jamie? Nada bueno puede resultar de esto. Progenitor único y volcado en su única hija desde la muerte prematura de su esposa, el cariño que el Reverendo Sullivan profesa a su hija es tan intenso y centrado como los poderosos sermones que pronuncia desde el púlpito la mañana de cada domingo. Está claro que no va a permitir que nadie haga daño a su hijita.

Peter Coyote, que encarna el papel del Reverendo Sullivan, asegura de su personaje: "Es duro, pero justo. Mide su conducta y la conducta de los demás por unos determinados criterios y es muy estricto al respecto. Por supuesto, en la cultura permisiva de nuestros días, parece un viejo dinosaurio totalmente fuera de la realidad". Más que otra cosa, como explica Coyote, se trata del deseo del Reverendo Sullivan de proteger a su hija contra cualquier daño que puedan hacerle y "quizás sea eso lo que lo hace un poco más severo de lo que sería normalmente".

Cynthia, la madre de Landon, también es progenitora única. Ama a su hijo más que nada en el mundo, pero no sabe mucho de los intereses del chico ni sobre cómo le va en el Instituto, porque Landon no se sincera con ella. Al ver a su nueva amiga por vez primera, Cynthia siente curiosidad por saber de quién se trata, pero se guarda muy mucho de preguntarle.

Daryl Hannah, que da vida a Cynthia en la pantalla, cree que su personaje "trata de mantener ese delicado equilibrio entre la madre y la amiga. Tiene una personalidad compleja; muy conservadora en algunos aspectos y, sin embargo, un tanto hippie y bohemia en otros. A pesar de sus sinceros esfuerzos y de su amor, nunca está lo bastante segura de que ha educado correctamente a Landon, especialmente en ausencia de una figura paterna". Cynthia es consciente de que Landon tiene problemas y confía en que salga adelante, aunque no sabe qué hacer para ayudarle.

Entre tanto, el grupo de Landon se siente perplejo por su comportamiento al ver que pasa más tiempo en sus nuevas actividades que haciendo el ganso con ellos. Su amigo, Dean (interpretado por Clayne Crawford, más conocido por sus intervenciones periódicas en "Roswell") y su ex novia, Belinda (encarnada por Lauren German, conocida por "Down to You") se preguntan si Landon se ha olvidado de ellos, a pesar de los tímidos esfuerzos de éste por convencerles -y convencerse a sí mismo- de que nada ha cambiado. ¿Qué le pasa a Landon? ¿Qué hechizo le ha echado esta chica? Tratan de recuperarlo por todos los medios a su alcance y, al ver que no lo consiguen, intentan hacerle daño haciéndoselo a Jamie con una jugarreta especialmente repugnante que ha concebido Belinda, cuyo corazón late todavía por su ex novio. Sin embargo, nada de lo que hacen parece surtir efecto.

Lo que termina ocurriendo entre estos dos jóvenes no es, en absoluto, lo que temía el Reverendo Sullivan ni lo que habrían esperado los demás, y menos aún Landon y Jamie: se enamoran.

A medida que Landon y Jamie llegan a conocerse mejor, se van transformando. Cada uno de ellos abre al otro un mundo ignoto. Por muy ocupada que pueda parecer la vida de Jamie, con los estudios, el voluntariado, su hobby por la astronomía y la ayuda a su padre con el trabajo doméstico, falta algo importante. Por causas que sólo ella conoce, jamás ha permitido que nadie de su edad intime realmente con ella y, sobre todo, jamás se ha permitido enamorarse.

También falta algo en la vida de Landon. Por supusto, están los amigos y las cosas a que se dedica la noche del sábado. Se ha citado con algunas chicas y es posible que crea haberse enamorado un par de veces; sin embargo, eso no ha durado mucho. No tiene contacto alguno con su padre, que ha vuelto a casarse y no vive lejos. Globalmente, Landon se ha ido reajustando y ha rebajado sus expectativas vitales a lo largo de los años, hasta el punto que ya es incapaz de imaginar un futuro distinto.

Con Jamie, Landon se siente impulsado a plantearse ciertas preguntas que nunca antes se le habían ocurrido, y comienza a barruntar la posibilidad de que existan en el universo una fuerza y un orden que no alcanza a entender. Cuando ella le dice que "puedes hacer cualquier cosa", él comienza a creérselo. Cuando escudriñan los cielos nocturnos a través del telescopio que Landon ha creado para su compañera contemplativa del firmamento, la vida comienza a abrirse ante él con unas perspectivas tan vastas como luces brillan en la oscuridad.

Su alma se agita, como su corazón.

Aunque ésta es una historia de amor, como indica el director Adam Shankman, "trata también de cómo la fe -en nosotros mismos y en nuestro futuro- es capaz de transformarnos y definirnos y de hacernos vivir realmente. Landon inicia el relato enfadado, desorientado y confuso, y se libera de todos esos lastres gracias al amor de Jamie. Logra un sentimiento de fe que no se adscribe a una determinada religion, sino que se manifiesta en el espíritu del amor y en el respeto, el perdon y la aceptación".

"Teniendo en cuenta el ambiente que reina en nuestras escuelas", sigue diciendo Shankman, la angustia y el descontento tan conocidos, queríamos mostrar que hay otra forma de manifestarte.

"Para mí", añade Di Novi, "se trata de una simple cuestión de redención y de la fuerza del amor, contada desde la perspectiva de los adolescentes y destinada a los jóvenes y los adultos. Es un mensaje positivo. Quiero que este filme impacte a la gente y la induzca a contemplar el mundo de otra forma, con mayor esperanza. Si Landon no hubiese conocido a Jamie, su vida no habría sido lo que quería que fuese. Y, si podemos ofrecer esto a todo el que se cruce en nuestro camino, esto es lo más importante".

Es también una "historia de crecimiento", asegura el autor Nicholas Sparks, que escribió el best-seller del que se ha adaptado el filme. "La primera vez que ves a Landon, piensas que quizás hay algo más en el mundo exterior que el desea alcanzar, pero no sabe cómo. Entonces aparece Jamie para ayudarle a emprender su ruta. Espero que, cuando la gente vea esto, no sólo se sienta emocionada, sino que también se sienta identificada con esto, porque toda la vida es una ruta".


Sobre la producción

Como el resto de sus relatos mejor conocidos, especialmente la muy romántica "Message in a Bottle", que fue llevada con gran éxito a la gran pantalla en 1999, "Un paseo para recordar" fue inspirada en un principio al escritor Nicholas Sparks por su propia familia. "Es una historia personal", dice Sparks, "Al igual que los demás autores, me he basado en hechos de mi propia vida para ofrecer al lector algo original. El personaje Jamie Sullivan está inspirada en mi hermana, que era una magnífica persona. Es mi propio modo de hacer que el mundo conozca quién era mi hermana".

El productor Hunt Lowry tuvo conocimiento por vez primera de la historia en un guión escrito por Karen Janszen, que captó fielmente la fuerza y el espíritu de la novela de Sparks al punto de causar una impresión indeleble en Lowry.

"Cuando Courtenay Valenti (Vicepresidente Primero de la división de Producción Cinematográfica de Warner Bros. Pictures) me llamó para decirme que el guión le había llegado con la aprobación de Denise Di Novi -a quién conozco desde hace largo tiempo- para su producción, convine en leerlo. Courtenay no lo envió, vino desde su despacho con el material a nuestra oficina", recuerda Lowry al evocar el entusiasmo de la directiva de producción por la historia. "Lo leí de un tirón e inmediatamente llamé a mi socio, F.K. Gaylord II y le dijo: "Ya tenemos nuestra primera película". Camino de casa, me detuve para comprar el libro y leerlo esa misma noche.

"E.K. llamó el día siguiente y se mostró completamente de acuerdo, como el resto de la gente de nuestra oficina que había leído el guión", prosiguió Lowry. "Era el primer proyecto que nos gustaba lo suficiente como para producirlo en nuestra recién creada división Pandora de Gaylord Films".

La pasión del productor Denise Di Novi por la historia se inició con el libro mismo. "Estaba encantado con este libro", manifiesta. "Es una historia tan hermosa, poderosa y trascendente. Al final, me sentí tan emocionada que lloré a mares, como todos los demás que lo habían leído. Cuando elaboré el guión junto con Karen Janszen, me retrotrajo vívidamente a la experiencia. Me estremecí cuando vi que la gente consideraba que el guión había captado la fuerza del libro".

Bill Johnson, productor ejecutivo, se muestra de acuerdo. "`Un paseo para recordar´ suscita las emociones que con tanta frecuencia intentamos guardar muy dentro de nosotros", añade. "Trata del tema universal de la dicha a través del amor."

Di Novi llevó el guión directamente al director Adam Shankman, que había culminado recientemente su opera prima como director en la comedia romántica "The Wedding Planner" y es uno de los principales coreógrafos de danza y comedia en el sector y que cuenta en su haber con una extensa lista de exitosos dramas, comedias, thrillers y filmes de dibujos animados.

"Yo había trabajado con Adam como coreógrafo y había visto su filme "The Wedding Planner", asegura. "Sentí que él tenía el guión adecuado. Tiene un gran corazón y yo sabía que él era capaz de reflejar la emoción en la pantalla de una forma realmente fresca".

Antes de tomar la decisión de hacerse cargo del proyecto, Shankman se leyó el guión y el libro. "A pesar de no poder transcribirlo por la belleza del estilo y de la historia principal", recuerda, "conecté con el amor, la fe y la tesis de no juzgar. Tienes que tener el corazón de piedra para no sensibilizarte con esta historia. Pensé que tenía algo que decir sobre estos temas".

"Realmente, lo captó", asegura Lowry de la sincera reacción de Shankman ante el material. "Captó inmediatamente los personajes, enfocó la historia desde el ángulo de aquéllos y llegó a nuestra primera reunión sabiendo exactamente lo que quería saber. Evidentemente, había hecho los deberes y llegó con un gran caudal de entusiasmo y un montón de buenas ideas".

Una de esas ideas, que los productores ya habían discutido, consistía en ambientar la historia en los años 90 en lugar de los años 50, que era el ambiente originario de la novela. Si bien los hechos y personajes son realmente intemporales, Shankman quería presentar la historia como un relato contemporáneo en lugar de una historia retrospectiva". Además, dado que la música es una parte tan importante de la vida de los jóvenes y canaliza la expresión de unos sentimientos que ellos no siempre son capaces de proyectar, quería que `Un paseo para recordar´ tuviese una banda sonora evocadora y consideraba que "el público podría asociarse mejor a la música de los noventa".

"El aportó una dimensión moderna a la historia, cosa que yo sabía ya", afirma Di Novi del toque de Shankman. "Convirtió a los adolescentes en personajes absolutamente contemporáneos y creíbles y añadió el ingrediente de la música propia de aquéllos para potenciar la acción en una forma drámatica y muy sutil. La musica es fría, todo es frío, pero, sin embargo, al mismo tiempo, él refleja fielmente los elementos emocionales y serios de la historia".

La historia se enmarca en Beaufort, una pequeña y tranquila ciudad costera de Carolina del Norte. Por razones prácticas de disponibilidad de medios y personal de producción, la película se rodó en diversas localidades del entorno de Wilmington, en Carolina del Norte, que proyectan esa misma impresión intemporal que tanto inspiró a Nicholas Sparks en Beaufort.


Reparto

Con su director a bordo, los realizadores se dieron a la tarea de contratar a los jóvenes -los intérpretes de Jamie Sullivan y Landon Carter- cuyo romance es el núcleo del filme.

"Yo quería contar con unos actores jóvenes con quienes los adolescentes pudiesen sentirse identificados", explica Shankman. "Quería que fuesen realistas, porque no están interpretando a unos chavales arquetípicos aquí: interpetan a unas personas absolutamente maduras y polifacéticas, que tienen sus defectos. No existe la perfección".

Landon Carter era la elección ideal de los realizadores para el papel de Landon Carter. Shankman buscaba alguien capaz de una transición de lo más oscuro a lo más claro sin perder su carisma personal en el proceso. Quería un actor con el que los chicos pudiesen sentirse cómodos. Además, tenía que ser alguien nuevo y fresco, alguien que no pareciese familiar al público.

Actor profesional desde su más tierna adolescencia, West ha participado recientemente en la comedia romántica de largometraje "Get Over It" y participa regularmente en "Once and Again". Al igual que su coprotagonista, Mandy Moore, West ha trabajado también en musicales y actualmente encabeza el grupo angelino de pop-punk Average Jo.

"Estaba leyendo una revista para adolescentes," afirma Shankman, "porque me leí unas 850 revistas para adolescentes cuando me hicieron este encargo, así que me familiaricé con el talento joven que surge allí, y en la cubierta de una de ellas estaba Mandy Moore entrevistando a los cinco tíos que, en su opinión eran los más interesantes de Hollywood. Y Shane era uno de ellos. Lo invité a comer y, mientras conversábamos, me dije para mis adentros: `¡Cielos, esto es una mina de oro!´ No sólo es muy buen actor, sino que posee una voz grave y maravillosa, y una tremensa expresividad en los ojos".

"Fue una especie de instinto que tuve sobre él", prosigue Shankman, "pero, cuando llegó al estudio, demostró ser un milagro. No podía haber encontrado un Landon mejor. Aparece en casi todas las escenas del filme y tiene que mostrarse, ora tremendamente irritado y frustrado, ora profundamente enamorado y heróico, a veces en un mismo día".

West está de acuerdo en que el papel de Landon le vino bien, a pesar de que en un principio desconocía la historia. "No suelo leer historias de amor", confiesa, "sin embargo, después de leer este guión, supe que tenía que leer el libro enseguida para conocer realmente la historia contada por Nicholas Sparks y cómo enfocaba éste la personalidad de Landon. Es un hermoso argumento con unos personajes creíbles, que es lo que me atrajo hacia el proyecto".

"Hay algo de Landon en mí", confiesa West. "Mis padres se divorciaron cuando yo tenía cuatro años y viví con mamá. La quiero mucho, pero, al igual que Landon, tuve algunos problemas familiares y, como muchos adolescentes, yo era distante. Realmente, me podría identificar con muchas de las situaciones que se ven en la película".

Por lo que respecta al grupo que integra la popular pandilla de Landon en el Instituto de Beaufort, West también se los ha imaginado: "Tienen una mente tan estrecha que no son capaces de ver más allá de su pequeño grupo", asegura. "Son de la clase de gente que vive en un pueblito y sueña con salir de él, pero carece de la confianza en sí misma necesaria para hacerlo. Ven en Landon una amenaza, porque éste desea rebasar su círculo social y correr verdaderos riesgos".

Comentando la transformación que él experimenta en la pantalla, West asegura: "Como actor, este personaje me ha otorgado la formidable oportunidad de interpretar dos personajes distintos en una misma persona. El filme se incia con una escena que recuerda a `The Outsiders´ y luego se transforma en una historia de amor y adquiere un tinte totalmente distinto".

Según Sparks, el autor, que acudió al estudio el segundo día del rodaje, West bordó realmente el papel. "En la película, como en el libro, Landon emprende un viaje que lo lleva, de ser una persona un tanto perdida, a convertirse en alguien que comienza realmente a comprender las cosas importantes en la vida", explica. Y Shane tiene ciertamente el talento necesario para interpretar ese rol. Es evidente que ha pasado lo suyo en la vida y que es capaz de interpetar el personaje a la perfección. No conozco a nadie que lo hubiese hecho mejor".

La primera elección de Shankman para el papel de Jamie fue la cantante pop Mandy Moore, que había debutado recientemente en la pantalla grande en "The Princess Diaries". "Mandy posee una voz y un rostro angelicales", afirma Shankman con convicción. "Es luminosa. Justo antes de que me contratasen para hacer la película, la oí en la radio cantando "I Want to be With You", que figuraba en la banda de sonido de "Center Stage" y, cuando me contrataron, yo sabía que Mandy era la única capaz de hacer este papel".

Ocurrió que "Un paseo para recordar" era uno de los libros preferidos de la Moore. "Mi mamá y yo somos grandes aficionadas a Nicholas Sparks", recuerda. "Habíamos leído "Message in a Bottle" y entonces yo leí "Un paseo para recordar" e hice que mi madre la leyese. Incluso entonces, antes de que se hablase nada de hacer una película, yo sentí que había mucho de Jamie en mí".

En opinión de Sparks, Moore se adapta perfectamente el rol. "Mandy es una persona deliciosa y encantadora", asegura. "Lleva a la cámara la Jamie Sullivan de la que yo escribí. A medida que llegué a conocerla durante la producción, comprendí que era una persona amable y bondadosa y así es, básicamente, el personaje que yo creé. En la jerga del cine, esto se dice "fotogénica", porque la cámara capta el espíritu de la persona, lo que tiene dentro. Con Mandy, la elección ha sido perfecta".

Describiendo la esencia de su peculiar personaje, Moore afirma: "Jamie no se ve a sí misma como una marginada. No permite que la opinión de los demás chicos le haga mella. Si pasa la mayor parte del tiempo sola, es porque prefiere no tener un montón de amistades superfluas. No está interesada en la popularidad. Se siente muy feliz, cómoda y confiada en sí misma, que es una virtud rara entre los adolescentes. Más rara todavía es la relación de Jamie con su padre. La mayoría de los chicos se rebela contra sus padres; empero, está claro que el padre de Jamie es su mejor amigo".

Moore agradece que el director la ayudó a introducirse en el personaje y desarrollarlo. "La primera vez que vi a Adam, congeniamos al momento", asegura la Moore. "Es increíble. Siente una pasión absoluta por la historia y presta gran atención a los más mínimos detalles. Sabe perfectamente cómo meterme en el personaje y me ayuda a mantenerme en él. Sabe lo que quiere que sea Jamie y cómo hacer que yo lo dé".

Cuando Moore se preparaba para interpetar su papel, fue la caracterización física previa a la producción lo que contribuyó a inspirarla. Jamie lleva la cabellera suelta y sin peluquería y viste unas ropas modestas y sobrias, muy distintas de lo que los fans de la cantante están habituados a ver en un vídeo musical. Doug Hull, diseñador de producción y de vestuario, tuvo que modificar profundamente la imagen de estrella del pop de la Moore.

Doug hizo que ella vistiese una ropa hecha de tejidos sencillos y que le quedaba un tanto holgada. Además, tiñó de castaño la cabellera rubia de la chica y se la cortó de modo que quedase lacio y a mechones.

"Me convertí enseguida en Jamie Sullivan", asegura Moore de su caracterización. "Automáticamente, la gente comenzó a mirarme de otro modo y a tratarme de forma diferente cuando llevaba esa ropa. Eso me ayudó a meterme en el personaje. Ya no me sentía como Mandy: me sentía como Jamie."

"Y lo sorprendente es que mucha gente del estudio me aseguraba que no me conocían con otro aspecto", prosigue la Moore. "No conocen la imagen de Mandy de cabellera rubia, la mano en la cadera y los labios sensuales. Sólo me conocían como la Jamie del cabello castaño oscuro y los mechones. Es fantástico, porque no tuve que salirme del personaje durante los dos meses y medio que duró la producción. Sin embargo, en cuanto terminamos, el cabello recuperó su color rubio y yo volví a ser Mandy el día siguiente".

Sin embargo, Moore enfoca que filosofía la influencia permanente de su caracterización. "Mucha gente me suele decir que, cuando ruedas una película, conservas en tí una parte de tu personaje. Si esto es así, espero conservar siempre un poco de Jamie, porque ella tiene tantas cosas buenas que me gustaría emular. Si en un momento dado me irrito por algo, recuerdo esta experiencia y pienso en la clase de persona que era ella y en cómo afrontaría la situación".

Mandy Moore, que cantaba y ponía su voz en off de forma profesional desde la infancia y que produjo su primer album a los 15 años, interpreta dos canciones originales en el filme: "Cry", compuesta por J. Renald y grabada con los los títulos de crédito del final; y "Only Hope", compuesta por Jonathan Foreman, de la banda Switchfoot, que forma parte de la representación de primavera que Jamie y Landon escenifican en el instituto. Aunque la canción es escuchada por el público que asiste a la representación, ella la interpreta como si estuviese exclusivamente dirigida a Landon y contribuye a creear un momento de abstraccion en el cual parece como si los dos estuviesen solos en la sala. Se trata, evidentemente, del punto de inflexión de la historia para ambos.

"He trabajado con muchas estrellas, con muchos grandes actores", afirma el productor Di Novi, "y le aseguro que estos dos chicos se elevan a ese nivel en la película. Realmente, realizan unas interpretaciones vigorosas".

Si bien "Un paseo para recordar" se centra en las vidas de estos jóvenes personajes, también ofrece dos personajes adultos perfectamente caracterizados que figuran de forma destacada en la historia. Los productores se sintieron estremecer cuando Peter Coyote aceptó el papel del Reverendo Sullivan, el padre de Jamie, y cuando Daryl Hannah aceptó el papel de Cynthia Carter, la madre de Landon.

Coyote se sintió atraído por el papel porque, como él mismo dice, el Reverendo Sullivan se configura como "un hombre realmente decente. No es un fanático religioso y admonitorio. Es un hombre estricto, de una pieza, que adora a su hija".

Por lo que respecta a la historia, Coyote afirma: "Sin ser puritana, en la película no hay sexo ni violencia y, sin embargo, nos relata una historia íntima que no es, precisamente, almibarada. Trata de personas y no de símbolos. En última instancia, la película trata de lo difícil que es acceder al conocimiento. En esto consiste toda la literatura y el drama -y, ciertamente, la tragedia-. "King Lear trata de lo duro que resulta aprender, incluso, las verdades más simples".

"El pastor es un personaje interesante", dice Lowry. Peter imparte al rol una sensación de calma templada y tranquila, además de intelecto. Aunque intenta ser fuerte, en el fondo, está muerto de miedo a perder a su hija, sobre todo después de haber perdido a su esposa años atrás. Jamie es todo lo que le queda".

Para Daryl Hannah, el rol de Cynthia Carter constituyó la oportunidad de interpretar a un personaje muy real. Cynthia no es la típica madraza; no es en modo alguno un estereotipo. Desborda autenticidad, credibilidad, como mujer que cría a su hijo y lucha para criarlo. Es, a un tiempo, madre y amiga de su hijo".

"Daryl Hannah se mostró interesada en interpretar el papel de Cynthia", asegura Lowry, "y todos coincidimos en que era una magnífica idea. Se trata de un rol que no ha interpretado antes y yo sabía que impartiría fuerza al personaje. Siempre lo hace".

En todas las escenas de Hannah hay interacción con West, que impresionó realmente a la actriz en su interpretación de Landon. Afirma: "Shane es un actor fantástico. Se vuelca. En los momentos en que se muestra más afectado, resulta tan convincente que no puedes por menos de impresionarte".



Ficha

Ficha Técnica

Título original: "A Walk to Remember"
País y año: Estados Unidos, 2002
Dirección: Adam Shankman
Guión: Karen Janszen; basado en la novela de Nicholas Sparks
Producción: Denise Di Novi y Hunt Lowry
Música: Mervyn Warren
Fotografía: Julio Macat
Montaje: Emma E. Hickox
Diseño de producción: Douglas Hall
Dirección artística: Lynwood Taylor
Vestuario: Douglas Hall
Duración: 101 minutos


Ficha Artística

Landon Carter: Shane West
Jamie Sullivan: Mandy Moore
Reverendo Sullivan: Peter Coyote
Cynthia Carter: Daryl Hannah
Belinda: Lauren German
Dean: Clayne Crawford
Eric: Al Thompson
Tracie: Paz De La Huerta
Walker: Jonathan Parks Jordan
Clay Gephardt: Matt Lutz


Fecha de estreno en España: 14 de noviembre de 2003


Enlaces

- Página Oficial de la Película: http://awalktoremember.warnerbros.com
- Página Oficial de Mandy Moore


Imágenes


















Fuente: New World Films

ImprimirHome

Red Tagoror.com  |  Términos y Condiciones  |  Contacto  |  Publicidad

Cine, Bandas Sonoras, Cartelera, Peliculas, Actores, Actrices, Taquilla, DVD, Home Cinema, Compositores, Estrenos