Cinebso CINEBSO.COM: EL PORTAL PARA LOS AMANTES DEL CINE
 Portada
  Bandas Sonoras
  Criticas
  Dossiers
  Entrevistas
  Especiales
  ¿Sabias qué ...?
  Errores de cine!
  Enlaces
 Compras
  Video y DVD
  Venta de Entradas
  Posters de Cine
  Libros de cine
 Servicios
  Buscador
  Boletín
  Correo Electrónico
  Grupos
 Biografías
  Actores
  Actrices
  Directores
  Equipo Técnico
"El mexicano (Once Upon a Time in Mexico)"

GFX Sinopsis

La saga del Mariachi, mítico héroe armado de una guitarra -Antonio Banderas- prosigue con la audaz aventura de acción de Robert Rodriguez "Once upon a Time in Mexico" (El Mexicano).

La nueva aventura tiene un telón de fondo de revolución, codicia y venganza. Profundamente marcado por la tragedia, El Mariachi (Banderas) se ha refugiado en una forma de vida aislada y solitaria. Este héroe solitario se ve obligado abandonar su escondite cuando Sands -Johnny Depp-, un agente corrupto de la CIA, acude a él para desmantelar un plan para asesinar al presidente de México, ideado por Barrillo -Willem Dafoe- un malvado jefe del cartel.

Pero El Mariachi tiene sus propios motivos para vengarse con sangre. El Desperado vuelve con sus dos leales secuaces, Lorenzo -Enrique Iglesias- y Fideo -Marco Leonardi- y la leyenda del Mariachi adquiere nuevas proporciones de emoción y aventura.




Notas de producción

La leyenda continúa

"El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") es el capítulo más reciente de la leyenda de `El Mariachi´ La película, que contó con un presupuesto modesto, se rodó en un apretado calendario de siete semanas en México con una cámara de vídeo de alta definición. Era otra oportunidad para estos grandes talentos, tanto los que están delante como detrás de la cámara, de trabajar con el polifacético director Robert Rodriguez que además de dirigir y producir la película, también realizó las tareas de director de fotografía, diseño de producción, montaje y composición de la música.

"El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") es un tributo al tipo de películas que llevaron a Rodriguez a convertirse en realizador, como los clásicos "spaghetti" westerns de Sergio Leone ("The Good, the Bad and the Ugly", "A Fistful of Dollars") (El bueno, el feo y el malo, Por un puñado de dólares) y el clásico post apocalíptico de George Miller "The Road Warrior" ("Mad Max 2, el guerrero de la carretera").

La leyenda de `El Mariachi´ ha tenido una historia única e interesante y nadie se ha sorprendido más de su evolución que el propio Rodriguez. La insospechada musa de El Mariachi, la primera película, es la cinta de acción Mad Max "The Road Warrior" ( Mad Max 2, el Guerrero de la carretera) "Como en `Road Warrior´ (Mad Max 2, el guerrero de la carretera), quería hacer algo que fuera un poco diferente y divertido al mismo tiempo", declara el director. Y añade: "Así que pensé en hacer que el protagonista (El Mariachi) fuera un guitarrista con una funda de guitarra llena de armas. Fue todo muy improvisado."

El destacado debut de Rodriguez como director se rodó con solo 7.000 dólares ("que es el presupuesto para cafés de la mayoría de las películas", dice riendo Rodriguez). La cinta catapultó al joven realizador a la fama, y le valió el Premio del Público del Festival de Cine de Sundance.

La segunda película, "Desperado", empezó en realidad como un remake de más presupuesto de la primera película, pero se convirtió en una especie de secuela, incorporando secuencias de acción más elaboradas de las que Rodriguez había podido hacer en "El Mariachi", y elevó a la categoría de estrellas a sus protagonistas Antonio Banderas y Salma Hayek.

Cuando estaba rodando "Desperado", sus amigos empezaron a decirle que tenía que hacer una tercera entrega de la saga. "La verdadera historia es que Quentin Tarantino se presentó un día en el plató de `Desperado´ y dijo: `Esta va a ser tu Trilogía de dólares´. Y yo le contesté: `¿De qué estás hablando?´". El cinéfilo Tarantino se refería al trio de westerns del director italiano Sergio Leone, "A Fistful of Dollars" ( Por un puñado de dólares), "For a Few Dollars More" (Por unos dólares más) y "The Good, the Bad and The Ugly" (El bueno, el feo y el malo), que también se conocen como la trilogía de "Man With No Name" (El hombre sin nombre) porque en ninguna de las tres películas, protagonizadas por Clint Eastwood, se nombra al personaje. "`El Mariachi´ es tu `Fistful of Dollars´ (Por un puñado de dólares), dijo Tarantino y `Desperado´ va a ser tu `For a Few Dollars More´ (Por unos dólares más). Pero vas a tener que hacer tu película épica y tendrás que llamarla `Once Upon a Time in Mexico´ (El Mexicano)´".

"Le dije a Quentin que primero iba a terminar la película que estaba rodando y que luego me lo pensaría", recuerda Rodriguez. "Unos años después llamó Amy Pascal de Columbia Pictures diciendo que "Desperado" había adquirido el estatus de película de culto entre los fans de las cintas de acción y que se imponía una secuela. Me acordé de lo que me había dicho Quentin y le dije: "De acuerdo, pero esta no puede ser simplemente "Desperado 2". Tiene que ser mucho más épica y llamarse "Once Upon a Time in Mexico" (El Mexicano). Le pareció bien, así que nos pusimos manos a la obra".

Rodriguez empezó a recopilar ideas. La primera fue la de un personaje que era un agente corrupto de la CIA (cuyo intérprete podría ser Johnny Depp) y otros personajes y argumentos que podrían servir para crear una saga épica que girara alrededor del personaje del Mariachi. "El guión es una mezcla de muchas historias que le escuché contar a mi tío que estaba en el FBI", afirma Rodriguez. Y añade: "Algunas son ciertas y otras han evolucionado convirtiéndose en ficción. En la película, Rubén Blades interpreta el papel de mi tío. Me sirvo de algunas de las historias que me contó para relacionar a los personajes con la trama. El resultado es una mezcla de realismo y de fantasía. Todas las películas que he hecho están basadas en la fantasía y "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") no es una excepción".

Pero, como ocurrió con "Desperado", "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") no es una secuela en el sentido estricto de la palabra. Vuelve El Mariachi -Antonio Banderas- y también su amada Carolina -Salma Hayek-, pero la historia toma rumbos totalmente inesperados. También vuelve a contar con actores como Danny Trejo y Cheech Marin, pero en esta ocasión interpretan a otros personajes. Es otro guiño a Leone, que mataba a los personajes de sus películas y luego hacía que los mismos actores aparecieran en papeles diferentes en la siguiente cinta.

Pero también hay personajes nuevos. La mayoría de ellos con tramas diferentes que se encajan con la historia del Mariachi. Están interpretados por Depp, Willem Dafoe, Eva Mendes, Mickey Rourke y Enrique Iglesias (el cantante de éxito que hace su debut como uno de los compinches del Mariachi que para Rodriguez es también un homenaje al cine en la persona de la estrella de la música Ricky Nelson, que aparecía en el western de Howard Hawks, "Rio Bravo").

"El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") es algo más que la tercera secuela de la historia del Mariachi", explica Rodriguez. El director añade: "Además contiene elementos de flashback que el público reconocerá. Es más bien la cuarta parte de la historia porque la tercera no existe realmente. Los flashbacks que hacen referencia a la película `fantasma´ contienen escenas con aventuras anteriores que no se han visto, lo que da a la cinta un tono aún más épico".

En los flashbacks de la película `fantasma´, el público aprende cómo se enamoraron El Mariachi y Carolina, cómo llegaron a casarse y a tener un hijo. También hay un gran número de secuencias de acción que explican por qué El Mariachi se ha aislado. Es en ese momento cuando aparece al principio de "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico"). "Los flashbacks también son una fuente de información para el público y si no han visto las anteriores películas, saben ahora que El Mariachi y Carolina habían estado juntos y que formaban una pareja absolutamente inolvidable".


Los intérpretes

Los veteranos de las anteriores películas de Rodriguez no dudaron en unirse a esta última entrega de esta leyenda mítica plagada de heroísmo y fanfarronería. Durante estos años, el realizador independiente de otras películas como la serie de enorme éxito "Spy Kids" y "From Dusk Till Dawn" ("Abierto hasta el amanecer"), ha constituido un equipo plagado de talento -tanto delante como detrás de la cámara- que se sienten identificados con su estilo personal y visionario. "La razón es muy sencilla", afirma el actor Danny Trejo, que también aparecía en "Desperado". "Robert sabe sacar lo mejor que llevamos dentro".

A mismísimo Mariachi, es decir Antonio Banderas, no le costó nada volver a coger la guitarra. "Iría al mismísimo infierno si Robert me lo pidiera", dice riendo. "He hecho sesenta películas y las únicas secuelas que he hecho han sido las de Robert". Y añade: "Hasta el momento hemos hecho seis películas juntos y todas han sido magnificas experiencias porque conectamos a la perfección. Existe esa fluidez en el lenguaje que sólo es comparable con el que compartía con Pedro Almodóvar."

La razón por la que Banderas y Rodriguez suelen trabajar tanto juntos es bien sencilla: "Antonio puede hacer de todo", afirma Rodriguez. "Puede hacer cine de acción. Puede cantar y también hacer comedia. Es una persona diferente en cada película. El primer día que apareció en el plató de "Once Upon a Time in Mexico" (El Mexicano) me pareció que no había envejecido ni un solo día desde "Desperado". Cuando volvió a ponerse las botas y el traje, volvió a meterse inmediatamente en la piel del personaje".

Salma Hayek también está de acuerdo es que es difícil resistirse a trabajar con Rodriguez. Tenía tanto interés en aparecer en la nueva cinta que el director accedió a cambiar el plan de rodaje de sus escenas para que pudiera terminar la producción de "Frida". "Las películas de Robert son siempre emocionantes y divertidas", dice Hayek. Y añade: "La subida de adrenalina está garantizada porque sus películas nunca son fáciles y representan siempre un desafío físico Pero me encanta que Robert me empuje a hacer esas cosas. Porque él sabe que no me echaré atrás y que me lo voy a pasar en grande".

"Salma es descarada y fuerte, sexy y divertida a la vez" afirma Rodriguez. "Representa a la perfección lo que yo buscaba en el personaje de Carolina y cómo debería ser el cine latino".

Cheech Marin sólo le puso una condición a Rodriguez antes de firmar por figurar en "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico"), según afirma: "Robert siempre me mata al principio de sus películas. Esta vez le pedí me matara un poquito más tarde". Y añade: "Y así lo hizo. Me mató de una forma preciosa. Robert siempre tiene una forma realmente interesante de matarme. Además todas mis escenas son con Johnny Depp".

Las nuevas incorporaciones, como la de Depp, siempre habían deseado trabajar con Rodriguez. Todo lo que esperaban era una oportunidad. Y Depp se encontró sumergido en el papel de Sands, el amoral agente de la CIA. "Era una oportunidad de interpretar a un tipo que se sale del tópico del agente de la CIA que todos esperan ver en el cine", afirma Depp. Y añade: "No era un cliché ni se parecía a nadie que hubiera visto antes. El interés de la idea de Robert estaba en crear el personaje de un hombre que está en la CIA pero que trabaja en un puesto en el que no quiere estar porque todo el mundo le tiene manía. Sands es un hombre que desprecia la vida humana. Nunca había interpretado un papel así, alguien que no tiene nada de bueno".

Depp era una de las pocas estrellas de las que Rodriguez estaba seguro que aceptaría el papel del corrupto, amoral Sands. "El personaje de Johnny es muy radical. Y tienes que contar con un actor dispuesto a embarcarse en una historia así. No hay muchos actores a los que les guste interpretar personajes realmente odiosos", dice Rodriguez. Y añade: "Pero a Johnny no parecía importarle siempre que el personaje fuera interesante. Lo más divertido es que a pesar de lo malvado y vil que lo hicimos, Johnny sigue conservando esa naturaleza irresistible que acaba metiéndose a todo el mundo en el bolsillo. No creo que nadie pueda llegar a odiar el personaje de Johnny Depp. No importa lo podrido que esté, y hay que decir que Sands es una manzana totalmente podrida. Sands era mi personaje favorito cuando escribía el guión y el primero que empecé a desarrollar para esta película. Es el personaje que dirige todo el plan del asesinato en la película y poco a poco ve cómo se desmorona. Pero llegó Johnny y trasladó al personaje de Sands a otro nivel".

Para Dafoe, la atracción va más allá del fascinante papel de villano de Barrillo que le exigió teñirse el pelo de negro profundo, y que en un momento de la historia sufre una transformación física absoluta. "Robert sabe contar una historia a la perfección. Me impresionó tanto "El Mariachi" que estaba decidido a trabajar con él en cuanto se me presentase la ocasión. En lo que se refiere a "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico"), no era tanto el personaje como el proyecto en su totalidad lo que me atrajo. Quería hacer parte de esa experiencia".

Rodriguez se ríe cuando recuerda el desconcierto de Dafoe cuando le pedía que interpreta el papel de Barrillo. "Recuerdo que Willem me llamó y me dijo: `¿Realmente crees que puedo interpretar a un señor mexicano de la droga? No sé español y tampoco toco el piano´. Le contesté: `No te preocupes de eso. Te puedo enseñar un par de trucos. Además, eres un actor de muchísimo talento, así que puedes hacer cualquier cosa´. Y por supuesto, el segundo día de rodaje ya tocaba el piano y hablaba español".

Como Rodriguez había reunido a un elenco impresionante de actores, la estrella de la canción Enrique Iglesias supo inmediatamente que "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") era el mejor vehículo para su debut en la gran pantalla como uno de los compinches del Mariachi. "Me sentía a salvo trabajando con Robert y con actores como Antonio, Willem y Johnny", dice Iglesias. "Estaba rodeado de actores de probado talento así que tenía una confianza ciega en que la película funcionaría".

Otros intérpretes como Eva Mendes, que da vida a Ajedrez, comprendieron al instante la naturaleza del personaje que Rodriguez quería que interpretase. "Robert me entregó un trozo de papel con unas cuantas frases y pensé que se trataba de una mujercita muy insolente y peligrosa. Y me dije: `Quiero hacerlo´".

La producción de "Once Upon a Time in Mexico" (El Mexicano) resultó ser una experiencia de aprendizaje muy valiosa para los actores, incluso para aquellos que ya habían trabajado antes con Rodriguez.

"Robert es ahora un realizador y guionista más maduro que hace siete años después de rodar "Desperado"", dice Hayek. "Ha transformado una película de acción en algo más emocionante y más divertido Pero sigue teniendo esa imaginación desbordante que le caracteriza. Nunca se le agotan las ideas".

Banderas apoya esta tesis: "Robert ha conseguido hacer una película de acción pura. El personaje del Mariachi se manifiesta en todo su esplendor a través de la acción y del movimiento y no en los diálogos. Es un héroe clásico en todos los sentidos. Habla poco y se mueve como un torero o como un bailarín de flamenco. Cuando dispara es como si estuviera tocando la guitarra. Para él son una misma cosa. Llevan en sí la misma música. La película tiene un ritmo parecido al del rock and roll. Toda las escenas de violencia están coreografiadas".

Iglesias también se dio cuenta del ritmo rockanrolero que tenía la cinta y eso le ha ayudado a hacer la transición de la canción a la interpretación. Afirma. "Al igual que pasa con las mejores estrellas de la canción, los Mariachis tiene fama de ser gente relajada. Cantamos y luchamos. Pero sobre todo luchamos".

Y al igual que Banderas creó su personaje basándose en el movimiento, Dafoe afirma que su interpretación de Barrillo también surgió del enfoque extremadamente estilizado de Rodriguez. "La acción es fuerte, sumamente salvaje" afirma Dafoe. Y añade. "En cierto sentido, la verdadera estrella es la historia. Tu trabajo consiste en hacer que la historia funcione. No hay escenas de interpretación largas, pero eso no le quita ni un ápice de interés. Trabajar con Robert entraña asumir un comportamiento arquetípico que está al servicio de la historia. Pero eso no impide que sea personal y que tenga cierta textura. Tienes que estar siempre concentrado porque hay un montón de historias y de trayectorias que se cruzan en la película. La experiencia es muy directa. Haces lo que tienes que hacer dentro de un universo moral muy particular".

Y Depp también descubrió la inteligencia y el lirismo que pueblan el universo moral de Rodriguez. Depp afirma: "Las escenas de acción de Robert tienen un gran sentido del humor y también son un homenaje a ese genero, sobre todo al de los westerns clásicos de Sergio Leone". Y añade: "Es maravilloso y profundamente poético que Sands se convierta en un pistolero ciego, alguien que no tiene ojos, que sabe que va a morir. Pero eso no le impide defenderse con todas sus fuerzas. Robert decidió poner en destino de Sands en manos de un chico inocente, que resulta ser su único amigo y la única persona a la que le preocupa salvar a Sands".

Según Rodriguez, "la amistad entre Sands y el chico también juega con los sentimientos que tiene el público hacia Sands. Johnny toma un personaje al que deberías despreciar y lo dota de un conflicto que resulta interesante para el público. Así que al final acaban sintiendo simpatía por él. Fue realmente interesante observar cómo un personaje condenado acaba siendo redimido".


Sobre la producción

Según Rodriguez, uno de los factores que más le motivó a realizar "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") fue la nueva tecnología de la cámara Sony digital de 24 fotogramas por segundo. Después de que George Lucas le mostrara el proceso en la última entrega de "Star Wars" ("La guerra de las galaxias"), Rodriguez se entusiasmó inmediatamente con la idea y decidió hacer "El Mariachi". El director afirma: "Me di cuenta de que podía hacer algo realmente diferente. El problema que tuve al principio fue que "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") me resultaba una experiencia cinematográfica muy dura debido a su escala épica. No quería limitarme a transportar cámaras hasta México para rodar una película de estas dimensiones. Se convertiría en algo aburrido y le quitaría a la película esa energía y esa visceralidad que consiguieron hacer que el rodaje de El Mariachi fuera tan interesante. No quería que la serie se alejara demasiado de sus raíces".

Pero gracias a las cámaras de alta definición, el director pudo diseñar un calendario de producción muy ajustado de tan sólo siete semanas, lo que convirtió la cinta, en sus propias palabras, "en algo más visceral incluso, más emocionante y más fuerte". Al constituir un equipo muy pequeño, al igual que había hecho en "El Mariachi", Rodriguez se echó sobre los hombros casi toda la responsabilidad de la realización. Además de escribir, dirigir y producir, también hizo las veces de director de fotografía, de diseñador de producción, montador y compositor.

"El motivo por el que he hecho todos estos trabajos es porque me di cuenta de que, independientemente de la magnitud de la película, el resultado es más personal", declara Rodriguez. Y sigue diciendo: "No quería limitarme a decirle a la gente lo que tenía que hacer. Quiero dirigir dando ejemplo. De esta forma todos los miembros del equipo desempeñan una multitud de tareas. Si eres el que maneja la cámara, el que escribe la banda sonora y el guión y además el que trabaja con los actores, ese sentimiento de fusión se contagia a todo el mundo. El tamaño del equipo se hace más pequeño y los actores se inspiran en esa energía que está por todas partes. Los actores están más inspirados en un entorno tan creativo y cuando están inspirados aportan nuevas ideas".

Además, Rodriguez afirma: "Cuando tienes demasiada gente, el rodaje se convierte en una carrera de obstáculos. En los tiempos que corren, las tareas están tan compartimentadas que pasas más tiempo discutiendo que creando. Puede resultar extraño, pero esa atmósfera de confusión dispara los presupuestos y los plazos y terminas apartándote más y más de la esencia de lo que es realmente el cine. Quería servirme de la nueva tecnología para liberarnos y poder invitar a la gente a venir y a interpretar sin otro tipo de preocupaciones. Es por eso que todo estos grandes actores siguen queriendo trabajar en mis películas. Nadie termina sentado en una caravana esperando que un ejército de personas consigan coordinarse. Todo el mundo puede moverse a la velocidad del pensamiento, que es lo que busca una persona creativa".

Tanto Hayek como Mendes están de acuerdo en afirmar que el ambiente que crea Rodriguez en el plató es genuinamente latino: "Robert siempre consigue reunir a un grupo maravillosamente ecléctico de personas". Hayek añade: "Esta vez había caras conocidas y también otras nuevas como la de Enrique Iglesias". Pero sigue teniendo ese toque latino, que resulta extremadamente sexy".

Mendes afirma: "Había muchos hispanos en el equipo. Yo soy cubana, así que me sentía como en casa. El rodaje era muy serio peor también nos divertíamos mucho abrazándonos, besándonos y comiendo cosas muy `sabrosas´. Después de todo, ¿si no te diviertes, para qué sirve todo esto?"

"El reparto de Rodriguez también quedó subyugado de la nueva tecnología que aportó una gran fluidez a la producción de las interpretaciones", dice Depp. Y añade: "Creo que el futuro está en la alta definición. Y Robert es el futuro del cine".

Dafoe también se mostró entusiasmado con el gran potencial de esta técnica: "La cámara de alta definición hace que la iluminación sea muy sencilla y todo se desarrollaba a gran velocidad. La cámara seguía rodando mientras que nosotros volvíamos a empezar y eso me gustó muchísimo. Además, cuando lo vuelves a ver, te haces una idea de cómo han quedado las escenas".

Como Rodriguez se ocupaba de manejar la cámara, estaba centrado en el encuadre de cada escena, algo que según Dafoe, sirvió para mejorar su interpretación. "Como no siempre sabíamos el encuadre que Robert le estaba dando a la escena, teníamos que interpretarla siempre de la misma forma. Como no tienes que adaptarte a la cámara y hacer coincidir las tomas ni preocuparte de los primeros planos, la actuación es mucho más fluida. Te da libertad para interpretar la escena tal y como la sientes. Y eso libera al actor de muchos condicionamientos.

"El método de trabajo era adictivo. Era un ejercicio de creación total", dice Robert. Y añade: "El equipo sigue hablando de volver a México y volver a hacerlo".


Y... ¡Acción!

"El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") se rodó en la ciudad colonial de San Miguel de Allende porque tal y como dice Rodriguez, "tiene el aspecto que todo el mundo piensa que debe tener México. Es una maravilla, como una obra de arte dentro de los coloridos mexicanos más ricos que hayas visto jamás. Quería rodar exactamente como está, porque el entorno es tan rico, que no se necesita añadir nada. Todo estaba allí".

Como el contenido dramático de "El Mexicano" era más complejo, las secuencias de acción también tenían una presencia mucho mayor; estaban dotadas de una dimensión épica, según afirma Banderas. Y añade: "Esta vez intentamos conseguir cosa que no habíamos logrado la primera vez como colgarse de un edificio, a 25 metros del suelo".

El coordinador de especialistas Jeff Dashnaw demuestra su admiración por Banderas por su arrojo y su precisión en las secuencias de acción. Según afirma Dashnaw: "Antonio insistió en hacer la mayor parte de las escenas con motos. Es muy bueno. Si no fuera un actor, le contrataría mañana mismo como especialista".

Dashnaw también estaba muy impresionado con la valentía de Hayek. "Salma es un verdadero chicazo. Estaba ahí arriba colgada de los cables, haciendo ella misma todas sus escenas de lucha".

Una de las escenas más difíciles y logradas de la película fue una escena continuada en la que Banderas y Hayek estaban colgados de la ventana de un hotel, saltaban a un autobús y después saltaban cuando éste explotaba. Lo más complicado del rodaje fue que en la ciudad de San Miguel de Allende está prohibido tocar las fachadas de los edificios.

"No podíamos tocar los edificios que estábamos usando", dice Dashnaw, "así que todo se tenía que hacer desde una grúa. Construimos extensiones fuera de las ventanas. Fue un verdadero reto para nosotros. Pero no podíamos permitirnos construir platós que fueran tan buenos como las verdaderas localizaciones que encontramos en México. El presupuesto se habría disparado en millones de dólares".

De la misma forma, la detonación del autobús ocurre en tiempo real y no se incorporó por ordenador al final de la toma. Tal y como estaba diseñada la toma, Dashnaw tuvo que utilizar a los dos protagonistas principales de la película para la secuencia, lo que le dio un poco de miedo. "Toda la familia de Antonio estaba mirando. La madre de Salma también estaba allí y me decía que no le hiciera daño a su niña".

Al igual que con el resto de las escenas en las que los especialistas desafían a la muerte, Dashnaw y Rodriguez planificaron todo de forma meticulosa para que no hubiera ni un solo fallo. "Jeff hizo las escenas de acción en las películas de "Spy Kids". Así que si se mostró tan seguro con los niños, sabíamos que Antonio y Salma estaban en buenas manos".

Esa misma precisión en la preparación se produjo en la escena de la persecución en moto, al estilo Mad Max y que Banderas realizó él mismo casi en su totalidad.

"No hay forma de fingir un accidente de moto", dice Dashnaw. Y añade: "Durante la secuencia conté unos 25 destrozos. Después dejé de contar. Pero todo el mundo salía por su propio pie, con cardenales pero vivos. No creo que haya trabajado con ningún director que se preocupe tanto de la seguridad de todo el mundo. Robert sabe tanto de especialistas que parece que ha sido él mismo coordinador de especialistas".

Otra de las secuencias de acción de la que Rodriguez está muy orgulloso es la de la batalla silenciosa que se desarrolla en una iglesia. "Se produce un gran tiroteo en una iglesia, pero todas las armas llevan silenciadores. Así que ves a la gente caer muerta sin emitir un solo sonido. Después, cuando El Mariachi saca su pistola, que no tiene silenciador, el sonido se amplifica mucho más. Retumba por toda la iglesia".

La capacidad de invención de Rodriguez tenía a todo el equipo atónito. "Con Robert, tienes que estar preparado para todo", dicen los especialistas de efectos de maquillaje Shannon Shea y Jake Garber. Antes de que empezara la producción recibieron una llamada de Rodriguez si todavía conservaban la prótesis de Cheech Marin que habían utilizado en "From Dusk Till Dawn" ("Abierto hasta el amanecer"), porque quería volverla a utilizar. También les pidió que crearan un brazo falso para Depp basándose únicamente en un dibujo que el actor envió por fax desde París donde estaba rodando otra película.

Pero su mejor trabajo fue sin duda la construcción de un maniquí de torero que iba a ser corneado por un toro de verdad durante la secuencia de la corrida en la película. "Estábamos en las gradas chillando lo más fuerte que podíamos mientras que el toro embestía al maniquí", afirma Shea. Y añade: "Sólo gritábamos para que pareciera de verdad".


La música

"Empecé a componer la música de "El mexicano" ("Once Upon a Time in Mexico") cuando estaba escribiendo el guión", dice Rodriguez. Y añade: "Como iba a ser una historia más épica que la del Mariachi, me di cuenta que la música también necesitaba tener mayor grandeza y más protagonismo que lo que había tenido en las películas anteriores. Quería un sonido de orquesta latina para representar lo que es México, y también que recreara la trayectoria de los personajes y por eso introduje guitarras y ritmos españoles".

Y sigue diciendo: "Uno de los aspectos de la banda sonora que más me interesaban era el hecho de que había podido a varios de los actores (músicos de profesión) que aportaran los conceptos musicales que mejor representaban los personajes que estaban interpretando. Rubén Blades me dio una nota de bajo para su personaje, Antonio Banderas compuso una canción de mariachis que canta, y también mejoró el tema principal de su personaje. Johnny Depp fue capaz de componer una pieza completa para su personaje que he utilizado en la película. Creé nuevas versiones orquestadas de su composición para cada escena en la que él aparecía en pantalla. Por último, Salma Hayek canta la canción de los títulos finales porque siempre he sido un fan de su voz, que ya había oído a menudo entre tomas cuando habíamos rodado juntos".



Ficha

Ficha Técnica

Título original: "Once Upon a Time in Mexico"
País y año: Estados Unidos, México, 2003
Dirección y guión: Robert Rodriguez
Producción: Robert Rodriguez, Elizabeth Avellán y Carlos Gallardo
Música: Robert Rodriguez
Fotografía: Robert Rodriguez
Montaje: Robert Rodriguez
Diseño de producción: Robert Rodriguez
Dirección artística: Melo Hinojosa
Vestuario: Graciela Mazón
Duración: 102 minutos


Ficha Artística

El Mariachi: Antonio Banderas
Carolina: Salma Hayek
Sands: Johnny Depp
Billy Chambers: Mickey Rourke
Ajedrez: Eva Mendes
Cucuy: Danny Trejo
Lorenzo: Enrique Iglesias
Fideo: Marco Leonardi
Belini: Cheech Marin
Jorge: Rubén Blades
Barrillo: Willem Dafoe


Fecha de estreno en España: 17 de octubre de 2003


Enlaces

- Página Oficial de la Película: www.sonypictures.com/movies/onceuponatimeinmexico
- Página Oficial de la Película (España): www.terra.es/cine/elmexicano
- Biografía de Salma Hayek
- Biografía de Eva Mendes
- Leer crítica de la película
- Imágenes y Trailers de "El Mexicano"


Imágenes












Fuente: Buena Vista Internacional

ImprimirHome

Red Tagoror.com  |  Términos y Condiciones  |  Contacto  |  Publicidad

Cine, Bandas Sonoras, Cartelera, Peliculas, Actores, Actrices, Taquilla, DVD, Home Cinema, Compositores, Estrenos